Factoría de Innovación Cultural




¿Qué es la Factoría de Innovación Cultural?
Se trata de un proyecto desarrollado por la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos de Andalucía (UPTA Andalucía) y la Asociación de Gestores Culturales de Andalucía (GECA) y subvencionado por la Diputación Provincial de Sevilla. Con esta iniciativa pretendemos mejorar las oportunidades de los autónomos, autónomas y profesionales,
personas emprendedoras y creadores, que cada día construyen Cultura en la provincia de Sevilla a través de jornadas de motivación y trabajo en red así como de conocimiento compartido y de fomento de la innovación, con la finalidad de mejorar la estructura productiva del sector en la provincia de Sevilla  así cómo mejorar la competitividad de los
trabajadores y trabajadoras autónomos y microempresas que lo conforman.
La actividad hará especial hincapié en el uso de la Innovación como herramienta para adaptar el tejido cultural a la nueva realidad surgida tras la crisis sanitaria del COVID-19.

¿Quién puede participar en la Factoría de Innovación Cultural?
El proyecto cuenta con un máximo de 14 plazas por lo que se realizará una selección entre las personas que presenten su preinscripción antes del 14 de junio.
Se valorarán los siguientes perfiles:
  • Profesionales o empresas relacionadas con la Gestión Cultural que impulsan proyectos en la Provincia de Sevilla.
  • Personas que se encuentran en un proceso de ideación de un proyecto cultural en la Provincia de Sevilla.
  • Estudiantes de áreas relacionadas con la Gestión Cultural.
  • Profesionales que se encuentran en un proceso de redefinición personal o de su empresa y proyectos en el ámbito de la Cultura.

Formato:
Las personas seleccionadas accederán a la Factoría de Innovación Cultural de manera online. La actividad tendrá dos sesiones telemáticas el 23 y 25 de junio.
Inscripciones:
Inscripción gratuita. Debes realizar la preinscripción en el siguiente formulario antes del 14 de junio de 2020. La organización seleccionará los perfiles más acordes al proyecto para cubrir el máximo de 14 plazas que se ofrecen.

PROGRAMA PROVISIONAL

MARTES, 23 DE JUNIO
18 A 19 horas Mesa-Taller «Emprendimiento y Cultura». Carmen García,  UPTA Andalucía y Mª Cruz Esteban, UPTA Andalucía. Adrián Yánez, gestor cultural y periodista.
19 a 20.30 horas Taller «Innovando en la gestión de proyectos culturales». Francisco López Hidalgo, gestor cultural.

jueves, 25 DE JUNIO

17  a 18 horas Charla online motivacional: «Innovando en Cultura, Innovando desde lo local.» 
Imparte: Juanjo Manzano, Cofundador y CEO de Almanatura y responsable del proyecto Holapueblo.

De 18 a 19.30 horas Taller online  de Creación de Contenidos Digitales
Imparte: Teresa Suárez, periodista especializada en marketing digital.
El taller desarrollará los siguientes contenidos:
– La importancia de los contenidos digitales en el desarrollo de iniciativas empresariales de
tipo local en el sector cultural.
– Más allá de la publicidad: la gestión colaborativa de la generación de contenidos
digitales en el ámbito local.
– Monitorización de nuestro entorno digital: búsqueda de prescriptores, influencers, líderes
de opinión.
– Nociones para el diseño de eventos híbridos para la estimulación y generación de
comunidades de interés.
– Herramientas complementarias para el estímulo del sector cultural local: blogs
divulgativos, agendas, directorios, etc.

SHOWCASE TALENTO CULTURAL
Los participantes grabarán Micropresentaciones de los resultados finales para la creación de un espacio online de networking en el que conseguir visibilidad y colaboradores estraégicos.

Desarrollan:
Subvenciona:

Leer más...

El sexo en la nueva normalidad explicado con sencillez



CINE Y TELEVISIÓN 

‘Animales nocturnos’ se estrena con Cristina Tárrega en toda su salsa 

MAV – MIRA 

Se apagó el día para encenderse la noche. Encenderse en todos los sentidos: televisivamente hablando, de entrada. Y también en cuanto a la temperatura más sensual y más sexual. Desde este pasado lunes día 15 -o por mejor decir desde la misma madrugada del martes 16- ya existe programación de la pequeña pantalla para los noctámbulos, para los noctívagos y para los crápulas.

Parece que la definición de crápula es la que más se asemeja al tipo de audiencia, al público objetivo, al target de ‘Animales nocturnos’, late night que ha estrenado Cristina Tárrega aportando un sesgo diferente, un olor distinto, una cercanía humana -dermis con dermis- cuya textura nada tiene que ver con la repetida y repetitiva cantinela de la franja nocturna de las televisiones de las Españas nuestras.

Cristina Tárrega en toda su salsa, que es la salsa picante de lo sexual como aditamento y no tabú para toda persona con nombre ya apellidos, salsa pimienta porque la presentadora añade preguntas de alto voltaje erótico en el tú a tú con los entrevistados, y salsa mostaza porque de alguna manera está presente pero sin imponer el yo: sin anteponer el sabor de una megalomanía periodística: es decir: escucha sin juzgar.

Una invitada dialogante y bien desenvuelta: Alejandra Rubio -léase: hija de Terelu Campos-. Pero otros diferentes protagonistas que también encontraron acomodo en este espacio de estreno: por ejemplo las personas que optaron por semejante servicio público para realizar sus consultas de toda índole: íntimas e intimistas, personales e incluso hasta de interés más generalizado. ¿Un otrora radiofónico ‘Hablar por hablar’ de Gemma Nierga con aliño de ‘En tu casa o en la mía’ de Lorena Berdún en la madrugada de la pequeña pantalla de Telecinco?

Quizá únicamente sobraran -entiéndase el verbo- algunos rostros ‘eróticos’ más afamados de Mediaset, como es el caso de Suso o la olvidada Fiama -de ‘La isla de las tentaciones’-: opción que probablemente desquitara matices de anonimia e intimidad al formato del programa. Téngase en cuenta que la naturaleza crápula se mueve entre la transgresión, la confesionalidad y el anonimato o, en todo caso, la máxima reserva.

Los códigos de la noche laten en sintagmas diferentes. Y en este colchón -de cama donde precisamente no se duerme- no podía faltar una sexóloga: Ana Sierra. ¿Para hablar de qué? De un tema de candente y crujiente actualidad que si embargo parece anatema en su tratamiento televisivo: el sexo en la así denominada ‘nueva normalidad’. ¡Ahí es nada!

Trató cómo puede fabricarse una barrera de látex para el sexo oral -a partir de dos cortes de tijera en un preservativo- o la obligatoriedad de la mascarilla cuya molestia ha de complementarse con otros juegos sexuales alternativos. Incidió en los preliminares, que “no han de denominarse así porque son sexualidad en sí”. Ana Sierra puso de relieve el valor de la mirada como nueva arma de seducción. El arte de ligar ya se mueve en otros contextos.

La experta contrarrestó la escasa información que llega -que ha venido llegando- al ciudadano sobre este tenor que incumbe a todos sin excepción ninguna. Pongamos que hablamos de la nueva normalidad… sexual. Y dio ideas para besarse con precaución, para hacer el amor siguiendo las medidas de sanidad y para “ligar” sin que el covid-19 se propague.

La paradoja radicó en las redes sociales. Muchas críticas negativas del estilo “no me gusta nada este programa pero aquí sigo viéndolo sin saber el porqué”. Es decir: incluso hasta los detractores a primera vista no pudieron desconectarse de un anzuelo con sabor a curiosidad. ¿O quizá estaba tratándose -aunque con una televisiva puesta en escena que recordaba a la estética de los 90 o a algún set de consultorio de tarot- asuntos no tratados pero sí necesariamente tratables de ser humano?

Y es que el espectador también marida la curiosidad y el morbo por la intimidad ajena. De ahí que ganara enteros el don natural de Cristina Tárrega para extraer los secretos más inconfesables de quienes realizaban las videollamadas. No todas trataban el tema sexual, pero ahí estaba la Tárrega para preguntar sin imposiciones: siempre en tono de escucha cómplice. Con ‘Animales nocturnos’ ha llegado la hora de las deshoras… intempestivas.



Leer más...

¿Es ‘La casa fuerte’ un disparate difícil de entender?



CINE Y TELEVISIÓN 

Esperpéntico estreno del nuevo reality veraniego de Telecinco 

MAV – MIRA 

Todo ha sucedido, en cuanto a fechas, por el adelantamiento de la decimonovena edición de ‘Supervivientes’ (léase: dos meses antes de lo habitual). Y por la cancelación de la Eurocopa 2020 (prevista para junio y julio del presente año 2020). Por estas dos razones Mediaset ha decidido -decidió en su momento- apostar por un nuevo reality bajo el epígrafe de espectáculo veraniego.

Esto de optar por un entretenimiento de verano no es nuevo en la cadena alegre. Ya lo hizo, pongamos por caso, en los años 2013 –‘Campamento de verano’-, 2014 –‘Ex, ¿qué harías por tus hijos?’- y 2015 –‘Pasaporte a la isla’-. Todos, como este alocado ‘La casa fuerte’, son concursos de telerrealidad.

El estreno de ‘La casa fuerte’ dejó en la noche de este jueves 11 y madrugada del viernes 12 de junio a todos los espectadores anonadados. Es un concurso que aporta confusión y resta neuronas. La mayor parte de los concursantes cultivan el ridículo como especialización propia y, lo que puede traducirse aún peor, se dejan ridiculizar e incluso humillar.

La promoción del espacio no quiso anunciar la dinámica de funcionamiento. No quiso desvelar en qué consistiría a fondo el concurso. Sí adelantó, grosso modo, la ya explicada por activa y por pasiva división de concursantes en dos grupos -los residentes y los asaltantes- y que no habría denominaciones sino dinero ganado -y guardado en las cajas fuertes de colores de cada pareja- según irían ganando pruebas.

Pero el caso es que, después de cuatro horas de emisión -o casi cuatro horas-, los telespectadores no terminaban de aclararse. No quedaba claro el funcionamiento. Lógico: la gala de presentación fue un tira y afloja de risitas y risotadas -Jorge Javier Vázquez, en su salsa, reía más que hablaba- y de situaciones ridículas rayanas en lo grotesco. 

Jorge Javier salta al plató con un look psicodélico: el pelo blanco y una chaqueta con brocados dorados. Suspenso rotundo -muy deficiente de cajón- para Nuria Marín. Tuvo una oportunidad de oro para estrenarse en el formato reality y cuajó una actuación para olvidar: perdida, sin control, cariacontecida, sin poder de mando sobre los concursantes. Nuria Marín no debe preocuparse únicamente en lucir piernas cuando la apunta el objetivo de la cámara.

Jorge Javier procuraba lanzar comentarios punzantes para ridiculizar a los concursantes. Quizá la clave desconocida del concurso radicaba en el humor fácil. Todo se permutó enseguida bajo el mantolín de lo friki. De entrada rememoró a una suerte de revival de la década de los noventa (un hibrido entre ‘El Juego de la Oca’ y ‘Humor amarillo’).

Maite Galdeano se presenta subrayando perlas verbales: “No me llevo bien con mi hijo Cristian Suescun. Yo soy Tauro y él es libra y somos incompatibles. Esperamos llevarnos bien. También espero llevarme bien con la madre de María Jesús, aunque ella es más conservadora y yo más moderna”. La respuesta de Cristian, un tanto escatológica: “Mi madre no me deja en paz ni en mi casa: no me deja ni cagar cuando yo quiero”.

Oriana es un personaje y no una personalidad. De museo de las dislocaciones sin definición. Dice: “Hay que ser muy tonto para decir que no sabe quién soy yo, la siempre imitada pero nunca igualada. No tengo enemigos porque nadie está a mi altura para ser mi enemigo”. La pregunta que flota en el ambiente es cuánto va a durar Oriana en el concurso

Ella le comenta a Jorge Javier: “Te oigo con retraso”. Y Jorge Javier le responde:  “Se llama retardo”. Y ella: “¿Te estás quedando conmigo?”.  María  Jesús Ruiz y su madre Juani Garzón arrancan al discreto modo. Sin ánimos de epatar. En plató advierten un tonteo fugaz entre María Jesús y Ferre -mala cosa, a juzgar por el carácter enfermizamente celoso de la propia Cristina Gilabert-.

Iván González -el galán de la noche- aduce que “soy muy buena persona pero en la convivencia soy un poco tocapelotas. Voy a hacer todo posible por llevarme la caja fuerte”. Iván y Oriana se han liado varias veces. Se encuentran o reencuentran. Y tontean. Oriana lo escoge como pareja pero muestra reticencias porque Oriana dura horas en cualquier reality. Ella se molesta. Porque está algo ilusionada con el chico. Al parecer durante la pandemia hubo acercamiento entre ambos.

Yola Berrocal ha ganado físicamente con los años. Ha pasado de chica boom a señora. Con pose de serenidad. Afirma: “Soy Yola Berrocal y he hecho de todo. Soy una persona humana. Y humilde. Yo he venido aquí a divertirme. No me gusta la gente que grita y descalifica. He nacido para estar soltera. Soy una heroína y he venido a quedarme con la casa”.

Entra en escena el guaperas con “cuerpo apolíneo y apellido de San Isidro”: Labrador. Animal televisivo. ¿Sólo televisivo o en todas las facetas de la vida? Y Macarena: “No vengo como la novia de Rafa Mora sino como Macarena”. Fani y Christopher. Él habla poco y ella lleva la voz cantante para apostillar una lindeza: “No he sido infiel a Christopher, sólo desleal”. Ahora desnudarse con otro y “hacerlo” en cama ajena se le llama deslealtad.

Leticia Sabater se desfigura por veces. Jorge Javier argumenta que incluso, años ha, muchos jóvenes de España se masturbaban con la Leticia del “a mediodía, alegría”. Leticia Sabater, con unas extensiones desproporcionadas, más largas que un día sin pan, recalca: “He hecho de todo. Ya sólo me falta ser puta”. Y… tan pancha.

Fani se cuela de rondón en pantalla: “Seguimos muy ilusionados con nuestro proyecto de boda y con el proyecto más bonito: tener un bebé”. Mientras tanto, las redes sociales ya arden en contrariedades. Critican al unísono que las pruebas ocupen la mayor parte de las galas. Ciertamente es así. Todo parece como una prueba del laberinto cuya relectura es ininteligible. 

La primera de las pruebas es un trasunto del ‘bautizo embarrado’ de ‘Supervivientes’. No sin antes que, en la mojada sobre la planicie con hechuras de piscina infantil, los concursantes tuvieran que someterse a la tortura absurda de un mareo a partir de las vueltas infringidas por un columpio un tanto agresivo. De lo cual resulta que Fani y Christopher, al recaudar el mayor número de dinero en la pesca acuática de las bolas con billetes en su interior, salgan como la primera pareja inmune.

Jorge Javier Vázquez, sin venir a colación, manifiesta dos indirectas de sesgo político. La primera: anuncia que Cayetana Álvarez de Toledo es Marquesa de la Casa Fuerte. Segunda: en un diálogo insustancial con Oriana, le reprocha que asista a las manifestaciones con coches -en clara referencia a Vox-. Oriana sonríe y remacha: “Bueno, aquí cada cual con su ideología”. O, por mejor decir, cada loco con su tema. Frase lacónica que bien describe el estreno de un reality con mucho ruido y muy pocas nueces.
Leer más...

El escritor y politólogo Moisés Naím, invitado especial en la gala virtual de los Premios Fundacom 2020



El próximo 25 de junio, a las 17:30 h. (hora de Madrid), se anunciarán los ganadores de los Premios Fundacom 2020, a través de un programa online, que contará con la participación del escritor y politólogo Moisés NaÍm, quien compartirá su visión sobre el escenario institucional, social y reputacional que deja la COVID-19 en Iberoamérica.
La edición de 2020 cuenta con más de 50 proyectos españoles nominados a estos galardones, que reconocen los mejores poryectos de comunicación desarrrollados y difundidos en español y portugués en el mundo, poniendo así en valor la  importancia de la comunicación y su impacto en la reputación de las organizaciones.
La conducción de este programa estará en manos de Mónica Sanz, periodista y copresentadora del programa “Cuatro Al Día”, de Mediaset España, y se podrá ver a través del canal de Fundacom en YouTube,
Moisés Naím es politólogo, escritor y uno de los columnistas más leídos en el idioma español. Sus columnas semanales sobre la realidad mundial son publicadas por los principales diarios de América Latina así como por El País de España y La Repubblica de Italia. Ha sido profesor universitario, ministro en el gobierno de Venezuela y director de su Banco Central, además de director Ejecutivo del Banco Mundial y de la revista Foreign Policy. En 2011, recibió el Premio Ortega y Gasset de periodismo. Actualmente, entre otras actividades, es investigador en el Carnegie Endowment for International Peace, think tank con sede en Washington DC.
Más de 280 proyectos de siete países de Iberoamérica, en una veintena de categorías, se han presentado a esta convocatoria que cumple en 2020 cuatro ediciones. Las diferentes categorías de los premios reconocen desde los ámbitos de estrategia y campañas - tanto externas como internas e integradas-, hasta canales y herramientas como videos, TV corporativa o publicaciones, entre otras.
Esta cita virtual será un gran punto de encuentro para los comunicadores iberoamericanos.
Leer más...

“Me quedo con la solidaridad y la conciencia social que ha generado esta crisis sanitaria”


Entrevista de Marco A. Velo con Antonio Millán Garrido, doctor en Derecho y académico Antonio Millán Garrido - DIARIO DE JEREZ 





Antonio Millán Garrido, Doctor en Derecho y académico /


¿Cómo está llevando o sobrellevando en lo personal este confinamiento tan inédito para todos los ciudadanos? ¿Qué aspectos positivos le viene reportando?

El confinamiento, en tanto comporta una restricción de libertad justificada por la grave situación sanitaria padecida, no puede sino asumirse con seriedad y rigor, conscientes de la grave responsabilidad que tuvimos –y seguimos teniendo– en prevenir el contagio de la enfermedad y contener su expansión.  Personalmente, al encontrarme jubilado y poder desarrollar en casa mis ocupaciones habituales, el confinamiento no me supuso gran alteración en la vida diaria, más allá de la imposibilidad de practicar deporte y de ver aplazados algunos proyectos personales. Más que el confinamiento, lo duro ha sido la propia pandemia y sus crueles efectos, especialmente el número de fallecidos, la mayoría en absoluta soledad. Como «aspectos positivos», me quedo con la solidaridad y la conciencia social que ha generado esta crisis sanitaria, que, según se ha dicho, ha puesto de manifiesto cómo se puede vivir sin fútbol, pero no sin hospitales ni personal sanitario.

¿A cuántas Reales Academia pertenece?

Soy académico numerario –y, en estos momentos vicepresidente de Ciencias– de la Real Academia de San Dionisio, de Ciencias, Artes y Letras, Corporación que, como nos recuerdan sus Estatutos, fue fundada el 9 de octubre de 1949 por una grupo de intelectuales jerezanos «animados por la cultura y que se inspiraban en el principio de la dignidad del hombre y demás valores trascendentes de la civilización cristiana». Pertenezco, asimismo, a la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación de Granada como académico honorario, y a la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación de España como académico correspondiente. En esta Corporación, formo parte de la Sección 22.ª (Derecho del deporte).

¿Qué ha supuesto para usted su reciente recepción como Académico Honorario de la de Jurisprudencia y Legislación de Granada?

Para mí supuso un honor el que, en 2016, el Pleno de la Corporación me nombrase, por unanimidad, académico honorario a propuesta de tres prestigiosos juristas: Luis de Angulo Rodríguez, Jesús M. ª García Calderón y José M.ª Rosales de Angulo. La recepción tuvo lugar, en efecto, el pasado 30 de enero en una sesión solemne celebrada en el salón de actos del Ilustre Colegio de Abogados de Granada. Este reconocimiento tuvo para mí especial significado, además de por el prestigio de esta Corporación, creada en el siglo XVIII, por la presencia en ella de destacados miembros de la Abogacía y de la Universidad de Granada, con los que, desde hace años, me siento especialmente vinculado.

¿Qué aporta o deben aportar las Reales Academias a la sociedad actual del siglo XXI?

Las Reales Academias son instituciones de investigación, asesoramiento y divulgación cultural, científica y/o artística. Y, en este sentido, prestan un indudable servicio que debe intensificarse en los próximos años con una presencia cada vez más activa en la sociedad y una mayor apertura al exterior, manteniendo así el prestigio y el reconocimiento de que gozan en la actualidad.

¿Hasta qué punto -o en qué medida- habrá un antes y un después para la sociedad -en el modus vivendi del ser humano- tras esta pandemia del coronavirus?

Todo va a depender de que se logre una vacuna o un tratamiento seguro y eficaz que impida las consecuencias letales de la enfermedad. Si se logra, recuperaremos la absoluta normalidad. En otro caso, habrá que conformarse con esa «nueva normalidad» que se anuncia, en la que deberán mantenerse medidas profilácticas para minimizar los riesgos de una enfermedad que continuaría siendo muy grave especialmente para las personas de edad o con patologías previas. 
Leer más...

Jerez: Julián Azcutia, la Naturaleza y el molde - Marco A. Velo – Jerez íntimo – Diario de Jerez



O escribes y te expones y sobreexpones o, de lo contrario, preferiblemente toma al alba el camino de Villadiego. Si no existe una preliminar exposición o sobrexposición -personal, intimista, lirica, confesional- en el ejercicio de la escritura, entonces mejor visitemos el estudio del pintor. Cualquiera que fuese. Modernista o surrealista que se precie. O el ensayo -a telón echado- de una prodigiosa garganta con virtudes canoras. O la audición, a solas, sin público -que es recuento y conteo y tanteo de la gimnástica de los dedos- de un colosal benjamín con aspiraciones a pianista. O la interiorización, domicilio intramuros -como un monólogo desprovisto de auditorio-, del actor que comienza a digerir la personalidad -nunca desdoblada- del papel que le ha tocado en suertes.

O escribes y te expones y sobreexpones… o nada. La escritura es todo menos careta. No me atrevería a decir que la escritura es egográfica o no es. Porque toda generalización conlleva injusticia (incluso aunque remueva la introspección en primera persona de autores tales Miller, Montaigne o el mismísimo San Agustín). Pero convengamos que, sin la perspectiva y la experiencia de quien teclea, el lenguaje ya deviene impostado (con una simulación de quien se bate en duelo recubierto de armadura de hierro). Para escribir en franqueza no hay que sacar pecho -porque el papel lo soporta todo- sino fundamentarlo (que constituye encrucijada bien distinta). Es la diferencia entre la hondonada -o la fanfarronada o el exabrupto- y la sangre.

Viene el introito al sesgo de la vida. Porque la muerte de un amigo es el dique seco del aturdimiento propio: el que no permite hojarasca ni celosía en negro sobre blanco. La muerte de un amigo -¿verdad que sí, Manolo Serrano?- es mareo de tu verticalidad. ¿Estáis conmigo Diego Álvarez Morato, Fernando Romero, Luis Cruz? La  muerte de un amigo es el devaneo de una alegoría que dilapida cualquier determinación, cualquier determinismo, cualquier inercia. Sobre todo a la hora (angosta) de sentarte al ordenador e insinuar una necrológica que abra paso -como un diputado de cruz de guía de espíritu carmelitano en la noche del Jueves Santo- a la multitud de testimonios cuya recordación se agolpan en el rédito de la memoria. La muerte de un amigo jamás se reviste de tipismo. La muerte del amigo es la vigencia del entrecomillado de Ariosto: “la Naturaleza lo hizo y después rompió el molde”.

A quien suscribe le ha dolido la muerte de Julián Azcutia. No era necesaria la consignación de su segundo apellido -Martínez- para enseguida identificarlo. Decía un proverbio indio que allí donde el hombre pone su planta se abren infinitos caminos. “Si no ahora, será después y por siempre”. Algo similar -por exceso nunca excesivo- ha sucedido con la alteza ética de Julián -tan elegante en el fondo y en la forma: ¡qué etiqueta interior y qué bien vestido siempre!-. De él hubiese dicho José María Izquierdo que “la tierra es -ha sido- pequeña y pasajera para contener todo el amor de su alma, todo el alma de su amor”.

Julián fue un jerezano muy educado, muy cortés, muy fino. Muy con los pies en el suelo. Poseía y compaginaba connaturalmente dos sentidos hoy en franco proceso de extinción: el sentido común y el sentido de la medida. Manejaba con soltura el don de gentes. Sin aspavientos. Sin estridencias. Sin griteríos. Más bien todo lo contrario: su sencillez arrasaba por mero protocolo socializador. Parecía espigado sin ser demasiado alto. Discreto sin pasar desapercibido. Cofrade -¡Medalla de Oro de la Lanzada!- hasta la médula -al abrigo de José Alfonso Reimóndez ‘Lete’ desde la Juventud Cofrade hasta el propio Consejo de la Unión de Hermandades-.

Julián trabajaba con énfasis. No desfallecía en ninguna intentona. Amante del flamenco con distingo racial. Su naturaleza risueña le hizo ganar enteros en la soltura sin montura del desempeño laboral como comercial de Cruzcampo. En Julián nada era forzado. Todo le fluía en un garante de cuna: la predisposición a la fraternidad, la tendencia a la mesura, la raigambre del temple. La existencia preconcebida como servicio al prójimo. ¡Parece que fue ayer cuando compartimos tantas vivencias en la sede de la calle Sevilla! ¡El tiempo: cómo galopa el tiempo! Dime ahora tú, amigo Julián, cómo es el rostro de Dios. Cuéntame si es verdad aquello que desgarradamente cantara Juan Moneo ‘El Torta’: ¿es cierto que la noche es más larga que la muerte?
Leer más...

Jerez: Torné, doña Loreto y Luisito Santiago - Marco A. Velo – Jerez íntimo – Diario de Jerez


Alfa: El cronista local debe recelar de la grácil componenda. El cronista local ausculta y toma pulso a los pliegues no perceptibles de la villa. El cronista local jamás cae sin ton ni son en el brete de sus cauciones. El cronista local aminora lo oficial y enaltece lo doméstico. El cronista local es un Rimbaud que abomina de cualquier suerte de iluminaciones. El cronista local asume -como una deflagración de tinta china- que no es necesario ningún diluvio ni ninguna escandalera -de papel mojado- para que fluyan el arco y la sangre. El cronista local depura el hastío para redondear el presidencialismo de lo invisible. Capta y captura la esencia de lo no perceptible. Puro Antoine de Saint-Exupéry. El cronista local advierte “el trébol de la noche lunática” y la cosmogonía del asfalto. El cronista local es una frutal apelación a Leandro Fernández de Moratín en su ‘Elegía a las musas’. El cronista local es un desposorio de la obviedad. El decidor de obviedades es un mercachifle. No así el cronista local, quien por el contrario es un interpretador que otorga furia al simulacro de la cotidianidad. Un ángel custodio a fuer de escritor…

Beta: Dos abrazos fraternales. El primero -tan intenso como la suma de fuerzas de treinta costaleros heroicos bajo las trabajaderas de la más soberana Esperanza- para el amigo y hermano Eduardo Torné Barro. Su padre ha superado una operación quirúrgica harto complicada. Pero todo -¡cosas de María Santísima!- ha salido a pedir de boca. La miel de las buenas personas siempre se adhieren a las hojuelas del destino. ¡Venga de frente! El segundo: para Luisito Santiago Jaén. ¡Menudo susto nos metió en el cuerpo, entre pecho y espalda, este dignísimo hijo de su excelso padre Luis Santiago Vargas, jerezano cabal -con vozarrón de cante puro- que se viste por los pies! Luisito mejora a pasos agigantados del achuchón que sufrió precisamente en Semana Santa, cuando la nostalgia de las cinco de la tarde nos arrebató -¡caprichos a traición del coronavirus!- la majestad del Cristo en los medios -y no en los miedos- del tronío cofradiero jerezano. ¡Cuídate, Luisito! ¡Tu bondad y tu familia así lo merecen!


Gamma: Ha fallecido doña Loreto y de sopetón se me aquieta el alambre de Shiva. ¿Nada que objetar? Sí, porque este entoldamiento de fósforo cubre el desasosiego. ¿Por qué aquella muda canción del mismo color impreciso del Danubio eleva ahora un vuelo imposible de paloma de granito? Ha fallecido doña Loreto y ulula en lontananza la humedad consecuente de esta lágrima que hoy es materia de clarividencia. Analogía de obituario con letra de luto. Ha muerto doña Loreto para resecarse la esmeril errata de una soledad a ratos baldía. Zigzag con sincronía de lucha de contrarios. Ad nutum.

Ha muerto doña Loreto y un cántico de relecturas murmura -bisbisea- por entre las páginas de cada libro de su frondosa biblioteca (sobre cuyos estantes el estupor ya adopta ese reconocible rictus cariacontecido tan propio de esquelas nunca atávicas). Nada conmina a nadie. El llanto es encogido, como el pecho de su metáfora. Ha muerto, en Jerez, de pura jerezanía, doña Loreto -Loreto Sancho Lara-: una señora de pies a cabeza, una buena mujer, un ser de cercanías al poético modo que quiso a los suyos como la amapola a la luz. Como la magia a un artificio. Como las alas al presente de indicativo del verbo sobrevolar. Como el espejo a la frontalidad. Loreto era una transfusión de afectos a sus sobrinos -contaba 21 en total: verbigracia el excelente profesional y amigo Pablo Goicoechea Sancho-. Mi pésame con textura de papel prensa. Condolencia -que es como letanía sin enumeración- para sus seres queridos. Para Emilia, Natividad, María Jesús -madre de Pablo- y Manuel. Jerez es una romanza que llora. La ciudad ha perdido a una dama muy adelantada a su tiempo. Bien lo saben el azogue de la melancolía y la finísima elegancia institucional de las Bodegas Croft. Las estanciales celestiales repliegan la alfombra de esta sencillez de formas. ¡Ahora se funden en un abrazo -reencuentro de energía transparente- doña Loreto y su querido padre don Carlos Sancho Rodríguez, quien fuese insigne Coronel de Aviación: un servidor de Dios y de la patria que, en honor a su himno del Ejercito del Aire, disfrutó hasta el último aliento de “la gloria infinita de ser español”! 

Leer más...

¡Más de 23.000 reproducciones registradas en nuestro anterior programa de 'Luna de Nisán!


Leer más...

Medios de comunicación y empresa: Transparencia, la vacuna del futuro


Manu Álvarez, corresponsal económico de El CorreoManu Álvarez, corresponsal económico de El Correo

Manu Álvarez, reconocido periodista y corresponsal económico de El Correo, tomó parte en el ciclo de encuentros online abiertos a socios, amigas y amigos de Dircom Norte. Estos encuentros buscan fomentar el networking entre profesionales, el conocimiento, algo imprescindible en una profesión que está continuamente cambiando y el reconocimiento de la función estratégica de la comunicación corporativa.
Asier Ibarrondo, presidente de Dircom Norte y director de Data Comunicación, abrió el encuentro destacando la importancia de los medios de comunicación en el actual escenario de nueva normalidad. “Una realidad muy difícil, que ha cambiado muchas cosas, pero también ha traído la certeza de que los medios de comunicación están presentes y juegan un papel muy relevante, como el que siempre han tenido, por tristeza, no siempre reconocido”.
La transparencia en la relación medios de comunicación-empresa es clave a la hora de transmitir confianza. En este sentido, Manu Álvarez recalcó que “es la gran asignatura pendiente en el mundo de la comunicación y en el de la gestión de empresa. Es al mismo tiempo un gran déficit de nuestra sociedad. No vivimos en una sociedad acostumbrada a la transparencia, más bien todo lo contrario”.
El periodista, experto en economía, relató que “la transparencia no es un camino fácil, porque no es neutral y genera problemas. Cuando una empresa tiene beneficios, y además beneficios muy importantes, le cuesta ser transparente y contarlo”. Manu Álvarez, apostó por la transparencia como un puente en la relación empresa y sus diferentes públicos de interés: “En primer lugar, en el sector financiero de su entorno (quien le presta dinero), entre sus proveedores, que vivirán tranquilos sobre el riesgo de impago en un futuro, incluso la plantilla de empleados de la empresa vivirá tranquila porque estimara que su empresa es sólida, fuerte y que no corre riesgos”, defendió.
Álvarez explicó que “muchas empresas se quejan de no conseguir ‘engagement’ (capacidad de crear relaciones sólidas) con los trabajadores de su plantilla. ‘No consiguen alinearlos con sus objetivos, o en momentos de dificultad, en las que la empresa pide a su plantilla un esfuerzo excepcional. Y si descartamos aquellas compañías que por obligación legal tiene que exponer públicamente cuáles son sus resultados, no es normal que las empresas no cuenten a su plantilla cómo va el negocio”.
‘¿Son influenciables los medios de comunicación y los periodistas? La respuesta es sí. Negarlo sería absurdo’
Por otro lado, el corresponsal económico de El Correo analizó cómo hoy el principal elemento de influencia de un medio de comunicación es el anunciante. Un cambio sobrevenido como consecuencia de una crisis en los ingresos publicitarios provocada por el rápido crecimiento de la tecnología. Algo que ha debilitado a los medios de comunicación en todo el mundo. El anunciante en estos momentos manda más en los medios de comunicación que el mismo propietario. “El viejo modelo de negocio de ingresos-gastos de las viejas empresas periodísticas digamos ha muerto o desaparecido, y probablemente no va a volver jamás. Estamos todos obligados a reinventarnos”, aseguró Manu Álvarez.
Ventajas competitivas de la transparencia para la empresa
Preguntado por las ventajas competitivas de la transparencia Álvarez recalcó que “ayuda a que los medios confiemos más en que la información que procede de las empresas es buena, es aceptable y no es engañosa. Además, si no hay transparencia una empresa, jamás conseguirá funcionar de una forma unida. Si una compañía no es transparente con la sociedad que le rodea, con sus grupos de interés, esa empresa tiene un problema”.
Sobre si la transparencia debe ser total en la empresa, el periodista matizó: “por supuesto, la fórmula de la Coca-Cola debe ser secreta. Sin embargo, algunos empresarios ya han descubierto que, si tienen a la plantilla perfectamente informada y en consecuencia perfectamente alineada. Si la plantilla confía en ellos, conoce la totalidad del proyecto, lo siente, lo vive, nota la autocrítica, incluso cuando realmente se aprecia que las cosas van mal, las relaciones mejoran, la conexión mejora y muchos de los conflictos que antes se generaban por otros intereses, desaparecen”.
Para finalizar, Manu Álvarez, recordó la responsabilidad de los medios y periodistas a la hora de evitar información superflua. “Creo que ahora mismo hay un exceso de literatura barata, hueca y vacía. Conceptos como la innovación, el emprendizaje o la alineación con el cliente han invadido la comunicación empresarial. Son cosas que están bien, pero tienden a resolverse en dos segundos. Sin embargo, aquellos temas que son fundamentales, normalmente, no se cuentan o se ocultan”.

Leer más...

PROGRAMACIÓN CULTURAL

PROGRAMACIÓN CULTURAL