II edición de Laboratorio de Cultura Joven




Fecha: Online – Sesión presencial 27 de septiembre
Lugar: Escuela Pública de Formación Cultural de Andalucía
Horario: Sesión de mañana De 10 a 14 horas
              Sesión de tarde De 16.30 a 19.30 horas
Destinatarios: jóvenes entre 18 y 30 años interesados en la Cultura.
Enlace para inscripciones: https://forms.gle/Z6t5ka6fzdYKr95q8
«Laboratorio de Cultura Joven. II Jornada de Gestión Cultural por y para jóvenes» se trata de una actividad formativa y de encuentro, que se desarrollará en colaboración con la Escuela Pública de Formación Cultural de Andalucía, con el objetivo mostrar experiencias de éxito desarrolladas por jóvenes emprendedores en el campo de cultura y la creación artística así como promover entre la juventud andaluza el conocimiento de nuevas profesiones como la de gestor cultural.
El Instituto Andaluz de la Juventud y la Asociación de Gestores Culturales de Andalucía quieren, a través de esta jornada, destacar algunos de estos proyectos desarrollados por jóvenes emprendedores y creadores del mundo de la Cultura en nuestra comunidad, a la vez que despertar en la juventud el interés por desarrollar su carrera profesional en el campo de la gestión cultural.
«LABORATORIO DE CULTURA JOVEN. II Jornada de Gestión Cultural por y para jóvenes» se desarrollará en dos partes: una presencial y otra remota.
Sesión presencial: II Jornada de Gestión cultural por y para jóvenes
Se celebrará el 27 de septiembre de 2019 en la sede de la Escuela Pública de Formación Cultural de Andalucía en Sevilla. La jornada se dividirá en dos partes:
–       Sesión de mañana «Cultura joven Showcase»: A través de pequeñas presentaciones mostraremos a los participantes algunos casos de éxito en diferentes ámbitos de la Cultura que han sido desarrollados por jóvenes creadores y gestores. El objetivo es hacer de estas experiencias ejemplos inspiradores para nuestra juventud. Esta parte servirá de escaparate para proyectos destacados en nuestra comunidad en los campos de las artes escénicas, literatura, patrimonio o música.
Panelistas:
 Rafael Rodríguez Villalobos, con 29 años es director de escena, dramaturgo y escenógrafo. Premio Europeo a la Dirección Operística. Nominado a los Opera Awards en la categoría de mejor joven director en 2016. Ha realizado producciones en el Teatro de la Zarzuela, la Academia de España en Roma, Teatro Real y otros espacios escénicos de España, Italia, Alemania y Reino Unido.
María Cancio, joven responsable de producción de Mundo Ficción. Ha participado en películas como «El Mundo es nuestro», «El Mundo es suyo» y en producciones teatrales como «Compadres para siempre» y «Patente de Corso».
Daniel Blanco, escritor de literatura juvenil y periodista. Es uno de los referentes del Libro Andaluz para jóvenes. Premio Jaén de Narrativa Juvenil por «El secreto del amor»-
–       Sesión de tarde «Cultura joven workshop»: Dividiremos a los participantes en tres grupos de 15 personas cada uno en los que tendrán la oportunidad de trabajar en las diferentes partes de un proyecto cultural. Los grupos pasarán por tres «box» rotatorios en los que junto a mentores especializados trabajarán aspectos como la creatividad, la sostenibilidad, la comunicación y la evaluación de impacto en un proyecto cultural.
Talleres
«¡Tengo una idea! ¿Cómo la hago realidad?» con Carmen García y Mª Cruz Esteban, responsables de emprendimiento de la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos.
«Comunicar cultura» con Teresa Suárez, periodista especializada en comunicación y marketing online.
«Un proyecto cultural paso a paso» con Carmen Ana Vicente, gestora cultural especializada en patrimonio y exposiciones.
Trabajo online
A través de la plataforma online de formación de GECA http://formacion.gecaandalucia.org/ los participantes podrán entrar en contacto con asesores de esta asociación profesional  para que les acompañen en el desarrollo de sus proyectos culturales. Asimismo podrán descargar la relatoría y contenidos de la Jornada.
Leer más...

“Necesitamos más cultura empresarial en nuestro sistema educativo”



Ésta será tu casa – Por Marco A. Velo info@mavcomunicacion.es

Entrevista con Daniel Sánchez Ayala – Presidente de AJE Cádiz 


- ¿Qué es AJE? ¿Cuáles son sus funciones y cometidos principales?
- AJE son las siglas de Asociación de Jóvenes Empresarios. Somos una patronal que fomentamos el talento de los jóvenes empresarios en la provincia de Cádiz. Desde AJE nuestro cometido es defender los intereses de nuestros asociados, proporcionando medios técnicos, humanos, logísticos para potenciar la cultura emprendedora y su innovación. Aprovechar esta entrevista para comunicar que AJE Cádiz cumple 20 años y por ese motivo en octubre empezaremos un año lleno de jornadas, galas y eventos muy especiales para los jóvenes empresarios de la provincia.

- ¿El emprendimiento, a día de hoy, es una opción o una necesidad?
- Ser empresario a día de hoy es una necesidad, se necesitan jóvenes empresarios con sueños, que puedan cambiar el mundo, y no hay nada mejor que vivir de lo que te gusta.
Estamos en una de las provincias top con más desempleo en España, necesitamos más cultura empresarial incluida en nuestro sistema educativo, que el mundo sepa que ser joven y empresario es bueno.

- ¿El emprendimiento no conlleva en la actualidad una burocracia demasiado engorrosa a veces para poner en marcha nuevos proyectos?
- La verdad que hoy en día comenzar un proyecto es complicado y necesitamos más ayudas de las instituciones públicas. Cuando hablamos de ayudas no queremos decir subvenciones, queremos que los bancos crean en nuestros proyectos y nos den una financiación con un tipo de interés bajo.  Necesitamos que abrir un negocio sea una labor rápida y no de impedimentos de las instituciones, demorándose licencias de apertura a más de un año. Mejores condiciones para los autónomos, se han hecho mejoras con la nueva ley, pero todavía le falta mucho. No puede ser que se haga una tarifa plana de autónomos para la creación de empleo y cuando tienes que contratar trabajadores te penalizan quitando la tarifa plana. Las instituciones públicas tienen que tener claro que el empleo lo crean las empresas y necesitamos ayuda para fomentarlo.

- ¿Cuáles son los sectores o las actividades empresariales que deberían elegir los jóvenes a la hora de iniciar su trayectoria de empresarios emprendedores? 
- Todos los sectores son buenos pero es cierto que ahora mismo está muy demandado todo lo que tiene que ver con la tecnología, la venta por internet, logísticas, importación exportación, ingenierías. La provincia de Cádiz es rica en muchos sectores, por ejemplo el año pasado fuimos líderes en  Andalucía en exportación agroalimentaria. Sector naval, aeroespacial, turismo, hostelería, todos estos sectores son buenos y con auge exponencial en toda la provincia.

- Mucho se habla por activa y por pasiva de la inteligencia artificial en el mundo de la empresa. ¿Qué opina usted a este respecto? 
- La inteligencia artificial es un futuro real. Yo tengo un negocio de venta por internet. El otro día me activaron una aplicación de inteligencia artificial para mi página web, y es impresionante lo que puede hacer: lo primero que hizo fue analizar a todos mis clientes por las preferencias que tiene. Por ejemplo un cliente compra productos en color negro y ofertas. La aplicación de inteligencia artificial cuando detecta a mi cliente automáticamente le enseña todos los productos negros en oferta que tenemos en la web para tener una mayor conversión en ventas. Para febrero del año que viene los jóvenes empresarios tenemos una misión comercial a Silicon Valley donde también veremos cómo aplicar la inteligencia artificial en cada uno de los distintos sectores empresariales. Muchas gracias por este espacio a Diario de Jerez, estamos muy agradecidos por darnos un hueco a los jóvenes empresarios y animar a los que quieren emprender, es el momento y siempre estará AJE para ayudarlos.


Leer más...

salud+deporte lanza su nueva plataforma de servicios médicos para deportistas



https://www.saludmasdeporte.com/salud-mas-deporte/

salud+deporte (www.saludmasdeporte.com), la plataforma de salud para deportistas de Clínicas Beiman, da un paso más en su estrategia de expansión con el lanzamiento de una nueva web de reserva de consultas y pruebas médicas de la mano de su socio tecnológico ClinicPoint.
Esta plataforma tiene como objetivo hacer 100% accesibles, desde una misma web, todos los servicios médicos que puede necesitar un deportista, a precios excepcionales y en los mejores centros especializados: desde pruebas de esfuerzo, estudios de la pisada o medicina hiperbárica, a fisioterapia, traumatología o nutrición.
Después de su primer año de trabajo y con más de 50 centros médicos asociados en toda Andalucía, salud+deporte se ha sumado a la empresa ClinicPoint como socio para ampliar y mejorar las funcionalidades de su web, y dar el salto a todo el territorio nacional.
La web ofrece pruebas y servicios médicos especializados en deporte como pruebas de esfuerzo, biomecánica o fisioterapia con precios excepcionales y sin listas de espera
Con el apoyo de ClinicPoint, la empresa pionera en venta de servicios de salud online en nuestro país, salud+deporte ha lanzado su nuevo bookingmás rápido, aún más sencillo, con más ofertas y con atención telefónica para facilitar las reservas al usuario.
El director general de Clínicas Beiman, Benjamín Ruiz, ha explicado que en salud+deporte cualquier deportista puede adquirir sus servicios médicos desde casa, pagando solo lo que necesita cuando lo necesita, y accediendo a servicios de medicina privada que en muchas ocasiones no están cubiertos por seguros médicos ni por la Seguridad Social a precios especiales y sin listas de esperas.
“Queremos que cualquier deportista pueda encontrar en nuestra web una magnífica prueba de esfuerzo con análisis de gases en su provincia, o un especialista en biomecánica y análisis de pisada, o un excelente fisioterapeuta, o cualquier servicio médico especializado en deportistas. Y queremos que además hacer su reserva en el momento, directamente a través de su móvil, y con un precio realmente ventajoso”, explica Benjamín Ruiz.
salud+deporte es, además, una de las principales plataformas de divulgación de contenidos especializados en salud para deportistas del país, con más de 200 artículos de referencia publicados sobre lesiones, tratamientos y hábitos saludables leídos cada día por miles de usuarios.
salud+deporte afronta su expansión en el ámbito nacional con la incorporación de la empresa ClinicPoint como socio tecnológico
“Queremos cerrar un círculo de atención integral a los deportistas con este proyecto, desde la divulgación de información de calidad sobre salud, deporte y medicina deportiva, a servicios médicos especializados y seleccionados con precios preferentes”, señala Ruiz, cuyo equipo ya trabaja en la incorporación de centros médicos de todo el país especializados en deportistas a la plataforma.
Marc Montserrat, cofundador de ClinicPoint, ha expresado su satisfacción por este nuevo acuerdo: “Es un honor para ClinicPoint que el equipo de salud+deporte y su promotor principal, Benjamín Ruíz, hayan confiado en nosotros para poder dar conjuntamente un salto cualitativo hacia la atención integral a los deportistas. Con esta iniciativa conjunta esperamos incrementar el bienestar de los deportistas de nuestro país, facilitándoles el acceso a todo tipo de servicios médicos”.
Leer más...

Del problema español al Jerez solidario



Marco A. Velo – Jerez íntimo – Diario de Jerez

Habitamos -corsi e ricorsi- en el siglo de la plastificación de las emociones. Bajo la ley del pro domo sua. Barremos para casa a toda costa. Sin escrúpulos. Ande yo caliente, ríase la gente. C’est la vie. Antes son mis dientes que mis parientes. Enfoscando la codicia “en la piedra más dura de tu propio palacio”, según reza el verso de Agustín de Foxá. Lo mío, mío, y lo tuyo, de entrambos. Y si hemos de fingir liturgias y encoladas componendas… ¡cúmplanse! Todo sea en alabanza y honor del enaltecimiento del yo, bajo el dictamen de las supuraciones de don Narciso. Para que la desvertebración de los valores humanos y humanistas campen a sus anchas -como un florilegio de ridiculeces color tiniebla-.

“Oigo las naves trasegando en las fosas del cieno”, poetizaba Caballero Bonald. ¿El egoísmo imperante lleva consigo, al trasluz del españolísimo garrotazo y tentetieso, la escenificación real del rencor? ¿A qué ton la sarta de canalladas cada veinticuatro horas al retortero de los titulares del telediario? ¿Qué sucede en el cerebro del procomún? ¿Sucesiva violencia del ser que asesina niños inocentes, que acuchilla a la señora esposa y que- morgue tras morgue- suscita entre iguales el delirio criminal del ajuste de cuentas? ¿Ha perdido el ciudadano -el convecino- el rumbo de su rumba: la que le concierne en el baile de la convivencia más cívica y fraternal? ¿La vehemencia encuentra también su marchamo -su sainete de tiras y aflojas- en la estructura institucional: léase, verbigracia, la política? ¿Asistimos -erre que erre durante las penúltimas calendas- a la reválida de enconadas confrontaciones ya auspiciadas en obras harto recomendables tales ‘España como problema’ (Pedro Laín Entralgo), ‘Tragicomedia de España’ (Emilio Romero), ‘España invertebrada (José Ortega y Gasset), ‘Y si habla mal de España… es español’ (Fernando Sánchez Dragó), ‘Nosotros, los españoles’ (Vicente Palacio Atard), ‘El porvenir de España y los españoles’ (Miguel de Unamuno) o ‘Acta de defunción’ (Cristóbal Zaragoza)?

¿La sociedad de la era digital o la sociedad de las ínfulas y el quebrantamiento? ¿La resultante del buenismo que premia al mejor ladrón, al ejercitante de la ley del mínimo esfuerzo, al trepa omnímodo? ¿La meritocracia ha dado paso a los mandamientos del codazo a diestro y siniestro? ¿Se trata de un problema de mero individualismo, tan pronosticado por Gerald Brenan en su magistral ensayo ‘El laberinto español’? ¿Qué acontece sobre la piel del toro?

Acritud, acritud, acritud… Por estas fechas suelo reflexionar al respecto para descender de lo general a lo particular, de lo nacional a lo local, del belicoso comportamiento generalista a la iniciativa intramuros -haberlas, haylas- que, desprendiéndose de todo yoísmo, de todo interés subrepticio, prefiere la entrega incondicional al prójimo. A sus semejantes, encarnados en la inocencia y en los mofletes de amor limpio de nuestros chiquillos. Me refiero a la más triunfal y mágica tradición de los Reyes Magos. La que, como epicentro, coloca a los tiernos protagonistas del mundo futuro. A la algarabía de la pureza de la vida. Cuando he sabido las personas que en Jerez darán brío y pulmón al Gran Visir y a sus Majestades de Oriente 2020… di un respingo de júbilo: ¡evasión y victoria!. ¡Enhorabuena a Nene, Carmen, Rafael y Willy! ¡Menudo acierto en la elección! ¡Son, inasequibles al desaliento, personas que procuran la mejora de sus respectivas realidades circundantes! ¡Lo han demostrado con creces! ¡A por todas: los cuatro lucharán  por la vuelta a la semilla, por el retorno al progreso de la patria de los jerezanos: la infancia! ¡Demostrarán que no todo dimana del ombligocentrismo! Y que, como nos enseñaron Alicia y Pinocho y Mickey Mouse y Peter Pan y Pepito Grillo, nunca es tarde para metamorfosear la mentalidad de una sociedad tan necesitada de su condición primera. Sí, de su condición primera: la que, instintiva, late en la luz encendida -en el eterno fulgor- de la sonrisa de un niño.
Leer más...

Jerez: Buen Fin, Juan Jacinto y Paco Antonio



Marco A. Velo – Jerez íntimo – Diario de Jerez

Alfa: Como la demarcación (benevolente) de toda Gracia. Como el dictamen (sin restricciones) de la belleza materna. Como la materia (germinativa) del mismo útero del amor (que nada engríe, que nada perturba). Como la equidad de un poema sin verso. Como la pulsación de una letanía con textura de nácar. Como la suavidad (nunca caediza) que fermenta el crédito de la Fe. Así, acaso transferida de plegarias, pisó este pasado sábado -estrenando asfalto- las calles de Jerez la Virgen del Buen Fin. Y su presencia –el Señor es con Ella- fue como una comunal contraofensiva a la descreencia de esta sociedad ahora ducha en el oficio del doble rasero, la estolidez del confort y los drenajes del egoísmo. La Virgen del Buen Fin, que tallara las manos del virtuoso ángel custodio Luis Álvarez Duarte, anduvo sobre la ciudad como así han de formalizarse las pautas divinas: a pies juntillas. ¡Qué derroche de elegancia, qué elegante cadencia, qué cadente proclividad… a la serenidad del yo! Y cómo recodamos entonces, talmente ahora, a Pepe Ristori, Rafael Navarro, Joaquín Baro, Rufino Pedrosa, Juan Luis Moya, Antonio Iborra, Antonio Algada… A Rodrigo Daza. A Francisco Almagro Castro. Y a José Cádiz Salvatierra. La Hermandad de la Lanzada antepone la obra -que es fruto- al ruido del me, mí, conmigo. Existe criterio -que es timbre mudo del buen gusto- en sus oficiales. Yo ahora rezo a la naturaleza inmaculada de la Virgen del Buen Fin. Y lo hago al dictado poético de Juan Ramón Jiménez: “hasta que mi mitad de luz se cierre con mi mitad de sombra”.

Beta: Puse pies en polvorosa pero Andrés ni por ésas. Hice lo física y metafísicamente posible pero ni hablar del peluquín. No llegué ni a tiempo ni a destiempo a la toma de posesión de mi amigo y hermano Juan Jacinto del Castillo Espinosa como párroco de Fátima. Cada cual es cada quien y su circunstancia, todos tan orteguianos en este convulso y estresado siglo XXI. No hubo manera: una reunión que se alargó como la elasticidad de los chicles antiguos. El contratiempo y el contrarreloj que danzaron, maquinalmente, en mi contra (a secas). El abracadabra del imponderable in extremis. El desmelenamiento de un plan al garete por el desagüe de quienes convierten una exposición de cinco minutos -su uso de la palabra- en el auto sacramental de aquella plática técnico-empresarial cuya extensión provoca bostezos. Pido disculpas en papel prensa a mi apreciado sacerdote. Nunca es tarde si la confesión entona el mea culpa. La prisa es un lobo para el hombre. Como también lo es -lobo estepario- aquel asesor que no cultiva la máxima del “abreviando, que es gerundio”. Dicho sea entre bromas y veras.

Gamma: El tiempo -ese acompañante indómito- no se somete a la Ley de Bases ni a la Ley Marcial ni a las Leyes Fundamentales. El tiempo, como escribiera Baudelaire, tiene el talle estremecido. El tiempo no avanza a velocidad de relámpago: somos nosotros los que, incrédulos, caemos de sopetón por los boquetes de los minutos. Ahora me viene a las mientes una máxima de Seneca que suelo repetir a granel: “No es que tengamos poco tiempo, es que perdemos mucho”. Y entiéndase a todo trance que perder aquí es malgastar. Como el lamento de Shakespeare: “Malgasté el tiempo, ahora el tiempo me malgasta a mí”. Pues bien: se ajusta como anillo (alianza matrimonial) al dedo esta reflexión -la de pensadores clásicos y la de personas actuales que jamás malgastaron el minutero de la formación académica- para felicitar efusivamente a Francisco Antonio García Márquez y a su guapísima mujer Rocío. Han contraído nupcias este fin de semana. Paco Antonio siempre se labró y aún se sigue labrando su prosperidad a base de esfuerzo y sobresfuerzo personal. La vida -pasado, presente y (prometedor) porvenir- le sonríe. Lo dijo Edward Gibbon: “Los vientos y las olas están siempre a favor de los navegantes más capacitados”.
Leer más...

Calle Morenos: quién te ha visto y quién te ve



Marco A. Velo – Jerez íntimo – Diario de Jerez

El pan, la leche y dos Phoskitos. Dos Phoskitos cuya bolsa envoltorio abríamos con pulcritud artesanal para así hacernos con el cromo de los disfraces de Bigote Arrocet. El pan, la leche y los dos Phoskitos constituía el recado que Ana María, aquella santa con las piernas trazadas por los afluentes del caudaloso río de las varices, encargaba a sus dos churumbeles más pequeños -ambos ya de vacaciones- para la veraniega compra matutina en el puesto de Paca. Corrían los años finales de la década de los setenta. El puesto de Paca era como un cuartucho de casapuerta y mostrador raído, tan sin ventanales y tan oscuro como la sombra de un borrón, en el que la buena anciana -pelo cano entretejido en un roete redondo como un asombro de nieve- siempre saludaba con su simpaticona voz rota, de tonalidad grave y dicción lenta, como emergida a regañadientes de los hondones de un ser remoto. Paca, que regentaba su tienda de desavíos, era de estatura menuda y físico encorvado. La piel arrugada como los pliegues de toda incertidumbre. Ojos diminutos en su creciente ceguera y unas manos muy articuladas y huesudas, tal hubiesen sido esculpidas por Luis Ortega Bru.

Los dedos de las manos de Paca tenían cierto revuelo centrípeto para anotar sobre el papel de estraza los precios de los productos solicitados por estos niños que cada mañana llegaban de la calle Valientes. De la calle Valientes a la calle Morenos -arteria aorta del barrio de San Pedro-. El conjunto musical ‘La guardia’ -tan omnipresente en la adolescencia de quien suscribe- afamó un tema titulado ‘Mil calles llevan hacia ti’. Para yo regresar a la patria del hombre que soy -y que según Rilke es la infancia- no necesito tomar la prueba del laberinto de las mil calles. Me basta con recorrer el acerado de la nostalgia -como un veedor de yermas secuencias- y retornar de sopetón a la calle Morenos del barrio de San Pedro de los años setenta y primeros ochenta. A fin de cuentas la memoria es la prerrogativa inmune de lo cotidiano.

Morenos no sólo era un atajo entre las calles Bizcocheros y Arcos sino un céntrico núcleo social de familias completas que crecían en el latido salubre de la bondad, la honradez y la hospitalidad. Con niños jugueteando en el despertar de la vida. La calle Morenos era también todo un vecindario, tiritando de ilusión, revestido de túnica morada y capa y antifaz blanco -¡qué de chiquillos penitentes!- en noche de Viernes Santo cuando la cofradía de todos, la cofradía del barrio, la de la Virgen de Loreto con avioncito de plata que pende de la muñeca de la Madre de Dios, encaraba los últimos tramos del itinerario de recogida con Manuel Mesa  -‘Manolito el del Huerto’- irrumpiendo a pie de paso con el invitador grito de “Oeeeto, uaaapa”.

Era la calle Morenos, sí, del puesto de Paca, pero también del obrador de ‘La Holandesa’, del Hostal San Andrés, de Pepe Loreto, la Pepurri, los Trinidad, los Delgado, los Vázquez, los Barberá, los Morales Más, de Pepe Guerra y familia, de los Berraquero, de Joaquín Martínez Castejón… La calle Morenos -que ya figuraba en acta de 15 de febrero de 1576 y debe su atribución a sus primeros residentes así apellidados- hoy es titular periodístico porque sus contados vecinos denuncian una peligrosísima inseguridad al instalarse grupos menores de edad en sus muchas casas abandonadas. Grupos que cada noche forman distintos disturbios.  ¿La calle ha pasado de la algarabía infantil a la bronca y la violencia? ¡Morenos: quién te ha visto y quién te ve! Y es que será que la despoblación del centro de la ciudad ya no nos deja ni recordar en paz. En la paz serena de aquel corazón viejo de Paca, la del puesto del pan, la leche y los dos Phoskitos.
Leer más...

Rafael, el del quiosco de la calle Arcos

Marco A. Velo – Jerez íntimo – Diario de Jerez

Harto de coles y hartito de deshoras, había sellado un pacto de sangre con los madrugones. Rafael, el del quiosco de la calle Arcos,  Rafael Ramírez Parra, madrugaba superlativamente. Sin recesos. Sin perífrasis vacacionales. Un día y otro y al siguiente y al subsiguiente también. Todos los días de la semana -de cabo a rabo- y todos los días del año -de hoz y coz- y todos los años de un buen porrón de décadas. Así desde la friolera de 1946, cuando prácticamente instaló -siempre en la calle Arcos- un top manta (legalizado) a la antigua usanza y un carrillo sobre la ancha acera de los ‘tosantos’, los frutos secos y cuatro productos básicos de la época de la hambruna. Andando a trancas y barrancas el tiempo, logró local propio y el negocio subió enteros. Bajo el epígrafe del clásico ‘prensa y revistas’, no había cabecera periodística ni semanario del colorín que Rafael no horizontalizase en sus estantes exteriores. Amén las chucherías, las loterías y los cassettes -no de gasolinera setentera: nada de Chichos ni Chunguitos sino trabajos discográficos más refinados para audiciones de mañanas domingueras sin pasatiempos, tipo Alberto Cortez o Julio Iglesias-.

No es que Rafael tuviese los ojos pequeños: literalmente es que los párpados le pesaban como un plomo de falta de sueño. Como un fuego de fragua. Cuando se producía la quijotesca ‘la del alba sería’, ya Rafael llevaba un centón de horas en el currelo. Supo resistir a la adversidad -ganó el pan con el sudor de su frente- para aposentar mando en plaza de un modo referencial. Fue, a todas luces, un quiosquero de raza. Saliendo de casa cada noche, tan de madrugada de cuerpo cortado, tan sumido entre la duermevela y la soñarrera, como un empresario heroico que pugnaba a brazo partido por el sustento de su familia, a la que amaba como debe amarse a los suyos: desmesuradamente. Sin reversos de la cotidianidad. Sin novelerías de quita y pon.

Dios, que hizo el mundo en seis días y al séptimo descansó, igualmente concedió a Rafael las tardes de los domingos para el asueto. Bendita media jornada para el hobby propio, que representaría algo así como la libertad de movimientos de un hombre trabajador a la enésima potencia. Entonces tomaba su vasito de lo que fuese con sifón en ‘La Pandilla’ -de charla de amigotes con Paco Larraondo Hernández o Luis Mateos Ríos- así como no faltaba jamás de los jamases a otra de las divisas emocionales de su biografía íntima: el Jerez Industrial. Su pasión, su devoción, su signo de fidelidad. Su enseña, su emblema, su atrio, su plática, su práctica. “Me hice industrialista porque mi lema ha sido siempre ayudar a los más débiles”. Y olé, caramba.

Rafael, que lloró la muerte de un hijo, ese dolor contra natura que supera las fronteras de la racionalidad humana, ha sabido guerrear como el Cid bisagra del barrio de San Pedro y de la Albarizuela, entre papel prensa y caramelos ‘Pictolín’. Ahora ya no volverá a pisar la calle Arcos. Nos ha dicho adiós con su perenne bigotito antaño de corte franquista y hogaño tipo Jaime Campmany. Ya no tendrá que madrugar porque se ha instalado definitivamente en las claritas del día. En el fulgor de la Luz. Atrás quedan sus juveniles tanteos con el boxeo o ese derechazo histórico que, en las medianías de su jubilación, propinó a un inspector de trabajo -puñetazo en toda la quijada- tras diferir éste en no sé qué cuestión de puro trámite del negocio de Rafael. El tronío del legitimo uso de la defensa propia. Ha muerto Rafael. El de la mascota y paso lento. Mismamente el que sentenciaba “si quieres saber de Jerez, pregunta a Rafael”. Nadie como él asumió por entero la significación del título de una de las obras poéticas de Caballero Bonald: ‘La noche no tiene paredes’.
Leer más...

El final del verano

Marco A. Velo – Jerez íntimo – Diario de Jerez 

El final del verano nos enumera la sucesión de días felices sin interrupción. Como el frontis de la sublimidad que narraba Baudelaire. El final del verano desgrana ‘El cantar de Roldán’ o ‘La canción de Rolando’ porque transcribe el cantar de gesta de nuestro yo más libre y más autónomo. El final del verano tiene reminiscencia de obra pictórica de Cristino Vera, porque subsiste un trasfondo espiritual en el fuero interno de quien camina dentro de nosotros mismos. “Ofreciéndose él mismo para divertir a la inocencia”, como así poetizara León Felipe. ¡Qué literato, León, tan refractario a las rodelas y a las calzas andrajosas!

El final del verano propicia que la estrella del destino -la fuerza del sino (Duque de Rivas dixit)- enjuague sus pies en las olas de los mares del sur, tan de título de novela de Manuel Vázquez Montalbán. El final del verano es como un desasimiento inmaterial -como una ruptura sin ton ni son, como un maremoto sin mar y sin terremoto- de tu recentísima autobiografía. Como una parálisis emocional que jamás supo de desaprendizajes. Como una irrupción nostálgica. Como un zarandeo de sal. Como una sacudida de arena fina. Como una vasta -y abrupta- paralización del asueto. Del asueto y del coleto, que hasta hoy campaban a sus (anchos) arbitrios.

El final del verano compila risas. Y descubrimientos de parajes insólitos. Y geografías inhóspitas. Y gastronomía de pan mojar. Y ciudades históricas. Y capitales de ensueño. Y museos de salas multiformes, como el salón de los espejos del arte atemporal. El final del verano es una moderna crónica de Indias con aserto de Quevedo: “¡No busques en Roma a Roma, oh peregrino!”. En el final del verano no caben componendas porque el prólogo de la rutina ya se aproxima con silbidito de Pepito Grillo. En mis viajes veraniegos no he sido un turista de número: ya aseveró Fernando Savater que “no hay combinatoria más atroz y fastidiosamente reiterativa que la de los usos humanos”. Viajar no es consumir turismo sino hacer machadianamente camino al andar. Explorando, que es gerundio.

El final del verano reabre gradualmente las muñecas rusas del tránsito y del exilio, del hospedaje y de la experimentación. De la aventura y la desconexión. El final del verano consagra una forma de inmortalidad -¡que nos quiten lo bailado!- “ya enteramente nuestra al trasluz del esqueleto”.  El final del verano reconstruye un espacio fronterizo entre el ayer -que es consecutivo- y el hoy -que es correlativo-. Lo recomendó Lord Chesterfield: “Cuida lo minutos, pues las horas ya cuidarán de sí mismas”.

El final del verano es una triple zeta del sueño de la verdad. El final del verano es el desglose de la plenitud. El alimento de la luz nutricia. El final del verano es un punto y aparte en el cuaderno de notas -en el pliego de cordel- que apresas con fulgor avaricioso. ¿Puedo accionar la manivela de la perspectiva/retrospectiva unilateral… y reiniciar de nuevo estos andarines meses vacacionales? Durante el verano te vuelves cosmopolita. Y basculante viajero. E inmortalizas, lejísimo de tu tierra natal, todo un periplo de instantes prodigiosos, rebañados en la potente filosofía del carpe diem. Apresando el presente con la intensidad acelerada de una voluta barroca. Con la pulsión narrativa de las novelas de tiempo reducido. Con el calambre de la escritura automática de los surrealistas.

Quien esto escribe ahora se despide nunca a la francesa de unas vacaciones para enmarcar. Para enmarcar sobre moldura de oro novísimo. Ya habrá momento más propicio para relatar cuanto anduvo -y visitó y probó- las botas de siete leguas del arriba firmante. Siempre adscrito a la rosa de los mil vientos de la libertad. El hilo de Penélope, como el alambre de Shiva, es alargado. Mi corazón -y el de los míos- ha sido una fiesta, como el parisino título de Hemingway. Una fiesta de sol, de amor, de vida.
Leer más...

El director general de Dircom, José Fernández-Álava, presenta el Anuario de la Comunicación 2019 en Canarias


Los asistentes a la presentación del anuario 2019 en el Colegio Oficial de Médicos de Las PalmasLos asistentes a la presentación del anuario 2019 en el Colegio Oficial de Médicos de Las Palmas
Dircom ha celebrado en El Colegio de Médicos de Las Palmas y en la CEOE de Tenerife, la presentación del Anuario de la Comunicación 2019. La inauguración de la jornada ha estado a cargo de Carlos Salazar, presidente de la junta directiva de Dircom Canarias.
Por una parte, José Fernández-Álava de la Vega, director general de Dircom, ha presentado las cinco tendencias que se recogen en la 23ª edición de la publicación de referencia para los comunicadores. Los temas que marcarán el futuro de la comunicación son Ética y Verdad, Blockchain y Comunicación, Comunicación y Personas, Marcas con Propósito y Medición. Además, el Anuario de la Comunicación 2019 incluye una tendencia marco que señala las once capacidades globales que debe tener un dircom.
Foto-Presentacion-Anuario-en-Tenerife-WebFoto de familia de los asistentes a la presentación del Anuario de la Comunicación 2019 en Tenerife
La jornada ha transcurrido, además, con la intervención de una ponencia y un coloquio. Sobre comunicación y personas ha tratado la intervención de Isabel Hidalgo Casaus, directora de Comunicación y Relaciones Institucionales de la Fundación Másfamilia, quien ha dado las claves de cómo transformar las organizaciones a través de las personas.
Posteriormente, se ha organizado un coloquio junto a Juan Manuel Soto y Luis Durango, ambos vocales de la junta directiva de Dircom Canarias. Se han tratado temas sobre el desarrollo de capacidades de los directivos de Comunicación y herramientas de inclusión, donde se ha destacado que, en cualquier profesión, y la de la comunicación no puede ser una excepción, es fundamental poner en práctica los canales y vías necesarias para que las personas que tengan alguna discapacidad puedan llevar a cabo su desarrollo profesional al igual que lo pueden hacer las personas que no la tienen.
Leer más...

PROGRAMACIÓN CULTURAL

PROGRAMACIÓN CULTURAL