MAV-Comunicación y el jueves de Feria del Caballo de Jerez de la Frontera




Como así sucediera y sucede desde su creación, desde la fundación de la Asociación Sombrero de Ala Ancha Jerezano, MAV-Comunicación (Agencia de Comunicación y Gestión Cultural) avala y promociona el tradicional acto de entrega de tan consagrados ya premios. Este año además con caseta propia. Y la degustación de la siempre exquisita berza jeerzana. Convocatoria más local -que no localista- no cabe. Buenas maneras, buena perspectiva, buen pulso y buena amistad compartida. Jueves de Feria para con la adhesión a una reivindicación: la de esta usanza tan henchida de jerezanía. A las 14.30 horas se propiciará el brindis. Y el justo homenaje. Un edición que suma y sigue…
Leer más...

Vil y siniestro - Un artículo de Rafael Sánchez Saus

El emir "ordenó la exhumación de los restos de Umar ibn Hafsun y los de su hijo Ja'far con el propósito de asegurarse si los habían enterrado como cristianos y al mismo tiempo darse cuenta si la conversión de estos insurrectos al cristianismo había sido sincera… El emir dio orden de conducir los restos… con el propósito de crucificarlos en la puerta de Azuda". Esto nos cuenta Ibn Hayyan, el mejor cronista del califato cordobés, del trato otorgado por Abd al-Rahman III a los despojos del gran enemigo de su dinastía, el rebelde muladí, retornado a la fe cristiana, Umar ibn Hafsun, quien durante cuarenta años fuera la pesadilla de los Omeya desde sus amplias posesiones en las serranías andaluzas. Ya en Córdoba, el cadáver, cosido y transformado en muñeco macabro, fue expuesto durante años, en una cruz, hasta que una avenida del Guadalquivir lo arrastró.
El lector avisado no necesita que le explique mi interés actual por este pasaje tan de nuestra historia. Una civilización refinada, un personaje de primer nivel, se ven enfangados para siempre por un episodio que tuvo entonces un sentido propagandístico y de feroz venganza póstuma. Un poeta cortesano llevó su adulación al emir, luego califa, a unos versos de salvaje deleite: "Reposaba en tierra, ya cadáver,/ mas le fue devuelto el cuerpo, suturado,/ para subir al madero, al aire colgado, /como queriendo errar entre las estrellas./ Bendito sea quien lo mostró en alto a los hombres/ y metió su espíritu en el fondo del infierno. La poesía, lo sabemos bien, puede ponerse al servicio del odio político o religioso y no siempre pierde por ello su grandeza, pero cuando exalta la profanación de un cadáver, hasta ella se transforma en barbarie repugnante. En esto sí hay acuerdo universal: quien se hunde en el rencor hasta el punto de no respetar el reposo de los muertos penetra el último grado de la infamia.
Estos episodios de exhumaciones sectarias son, por fortuna, escasos en la historia y juzgados siempre con dureza que el tiempo no mitiga. Arrojan una sombra de vergüenza perenne sobre quienes los ejecutan, quienes no borran, perpetúan la memoria de su enemigo. Carlos V, por ejemplo, se negó a profanar los restos de Lutero, como algunos querían. En su horrible mausoleo sigue la momia de Lenin en plena Plaza Roja y no en un paraje aislado. Piensen los impíos que pronto también ellos morirán.
Leer más...

El mal de Nemo





Fuente: Diario de Jerez. Manuel Gregorio González


En esta distopía de Huxley, publicada en 1949, se cierra de algún modo, no sólo el ciclo abierto por Un mundo feliz (1932), y antes por el Nosotros de Yevgueni Zamiatin (1924), sino aquella idealidad renacentista que principia en la Utopía de Moro, que continúa en La Ciudad del Sol de Campanella y termina en La Nueva Atlántida de Bacon. También cabría añadir, en esta secreta nómina de las utopías distópicas, tanto la Metrópolis de Thea von Harbou como la quimera flotante que ideó Jules Verne y que llevó por nombre Nautilus. De todas ellas, sólo en la ciudad de Moro el hombre será beneficiario de sus actos. Un siglo más tarde, ni la fantasía algorítmica de Campanella, ni la taimada ínsula de Lord Verulam, rigorista y gregaria, tendrían a la humanidad entre sus prioridades. Aun así, pretendían ser un modelo social, entre militar y cortesano. No es este el caso de Mono y esencia. Digamos que en esta obra de Huxley lo que se nos ofrece es el huecograbado, el residuo, la paradójica consecuencia de anteriores modelos. O si se prefiere, el resto calcinado y brutal de una Humanidad que ha sobrevivido a una guerra nuclear, y en suma, alhomo tecnologicus que le dio origen.
Señalemos, a este respecto, que el 1984 de Orwell es del mismo año de publicación de Mono y esencia, y que el Farenheit 451 de Bradbury verá la luz cuatro años más tarde. Con lo cual, podemos situar a todas ellas en la reciente conmoción de la Guerra Fría y el sobrecogedor recuerdo del hongo atómico. Decía Hobsbawm, en suHistoria del siglo XX, que los historiadores del futuro no alcanzarían a entender el vértigo y la esquizofrenia de este periodo (asunto no del todo inverosímil); y es con esa inminencia del Apocalipsis con la que debemos acercarnos a tales obras, no tanto para excusar la falta de humor de la mayoría de ellas, como para subrayar el formidable humorismo de este Mono y esencia, muy superior a aquella tentativa deUn mundo feliz, donde el terror a lo científico aún prevalece sobre un miedo posterior, acaso más cercano y exacto: el miedo a la desolación, la ruina y la barbarie.
Digamos también que, a la hora de configurar su novela, Huxley acude a dos clásicos que no le son, en absoluto, lejanos: Henry James y E.T.A. Hoffmann. De uno y otro extraerá una forma de acercarse al texto, a través de testimonios interpuestos, que podemos encontrar, por ejemplo, en Otra vuelta de tuerca, y cuya función, en el caso de Mono y esencia, no es la de objetivar o distorsionar su contenido, sino la de burlarse de un mundo muy concreto: el mundo hollywoodiense de la producción y la escritura de guiones. Mono y esencia es, pues, un guión desechado. Un guión desechado, y sin embargo deslumbrante, al que le seguirán la pista dos personajes del Hollywood cinematográfico. Lo que se nos ofrece, pues, es el rescate de un manuscrito: y como tal se presta a esa viejo proceso de mixtificación y extrañamiento que conocemos desde Cervantes. Lo que se incluye, sin embargo, en dicho manuscrito, no cae en la órbita de la mordacidad inane de los guionistas, sino en esa zona mayor y más umbría de lo grotesco. Cuanto se narra en estas páginas tiene la naturaleza de un aguafuerte, cuya brutalidad va pareja de la de Caillot, pero cuya fantasía, cuya trémula y aciaga carnalidad, es hija legítima de Goya (recordemos, a este respecto, el notable interés por el arte de Aldous Huxley, y la referencia expresa a Goya que se hace en esta obra).
Hay, pues, una vocación distorsionante en Mono y esencia que no es casual, sino constitutiva. De dichas visiones terribles, Huxley quiere extraer, no obstante, una imagen nítida. Tal imagen no es otra que la del científico extraviado de su fin. Y en suma, la del sabio que ha pervertido su sabiduría. En una imagen que atraviesa dos siglos, Huxley, hijo y nieto de científicos, quiere volver a recordarnos el arquetipo que inviste al capitán Nemo: estamos ante el científico genial, urgido por la venganza (estamos ante una caricatura de la civilización moderna), que será devorado por las aguas.
Leer más...

Ana María Barra, de parte de la Reina - Columna de Marco A. Velo en Diario de Jerez




Pepe Pérez Raposo -agudísimo tamiz andaluz- luce su teba primavera verano -comprada expresamente, cuando entonces, para el primer pregón de la Juventud organizado por su Hermandad de las Cinco Llagas-. Mariano Cross -pelo cano, omnisciencia de buenas maneras- viste de riguroso negro -que no luto- porque los cofrades de pro encarnan siempre -incluso en los andenes de la Gracia- la etiqueta de postín de la Hermandad a la que representan. Aquí traje oscuro y corbata prieta y camisa inmaculada -marmórea de puro planchada- tal así la blanquinegra túnica de su hermandad de la Coronación. Colores de rango y canon cofradiero. Se aproximan ahora dos Franciscos: Paco Coro y Paco Carrasco, ambos con media sonrisa de finísimo sentido del humor a la inglesa cortado. José Salido Paz, bien plantado, con su traje mil rayas a la manera de diplomático de germanías, ya solicita atención entre los presentes. Todos aproximados al dintel del portalón…

Algún penúltimo detalle organizativo susurra José Luis Larraondo, a la sazón responsable de la limpieza de la algodonada solería de aquella entradilla al edén -antesala de prolepsis y monorrimo- donde el tiempo ya no estimula ningún tictac. Paco Rodríguez Romero -legendario archivero de la Vera-Cruz- no siente ahora ni asomo de dolor en sus lentos andares de pasos cortos y rítmicos. Una esplendente luz de fulgor plateado cubre toda sustancial introspección. La concurrencia se entiende -es decir: se sobrentiende- sin mediar palabra. Impera el lenguaje del silencio. La praxis del silencio. La sinecura del silencio. Una ingrávida mudez que ya desanduvo todos los estertores de la vida. De todas estas vidas ahora laureadas por la perdurable incumbencia de lo eterno...

¿A quién aguardan? San Pedro -luengas barbas- ha convocado cónclave de recepción postrera. Aquello -de pura incandescencia poética- parece recibimiento solemne en sede canónica propia. ¿Quién llega al faldón de las mismas puertas del cielo? Habrá que preguntarle a Manolo, hoy adelantado en leguas de impaciencia. ¿A qué Manolo? A qué Manolo va a ser: a Liaño: nuestro postrer cronista a lo divino a fuer de redactor de una olivetti con teclados de sones celestiales. Primus inter pares. Notario periodístico del más allá. Manolo es un embate de adjetivos que ronda lo exultante. En la expresión de los muertos muy vivos no existen gatos encerrados ni trampas ni cartón.

El calendario terrenal marca a seis días del mes de mayo del año de Gloria del Señor de dos mil diecisiete. Pero ahora ni Manolo Liaño ni Pepe Raposo ni los Pacos ni Larraondo poseen ni pajolera idea del concepto del tempus ni de las volátiles y efímeras y siempre gráciles hojas de los almanaques en papel y hueso. ¡Oh, témpora: prorrateo del camelo y salsa de las tozudas vanidades! Liaño frunce el ceño, tiemblan en danza aleve sus labios, esculpe la gubia de la sonrisa -que ya asoma, incontinenti-, el corazón late en su detenimiento, lucha de contrarios de la calma chicha y la tremolina de una saudade azul celeste que anuncia reencuentros… Entre la nebulosa que envuelve esta escalera ascendente aparece de pronto la silueta elegante y renovada de una señora que siempre supo estar… Código de la ética que comparece adscrita al linaje de lo sagrado. Hay mucho Jerez en su figura femenina. Y muchísimo amor de esposa nunca impredecible…

Liaño apresura la marcha. Se adelanta a trancas y barrancas a San Pedro, quien tanto ya la lleva como la entiende… Es el pan suyo de cada día: ¿a esquela por recibimiento? Qui le sait. Algunos alcanzan la angosta puerta, otros en cambio… Esta señora que ya se aproxima del brazo de Liaño sí posee patente de corso, invitación vip, acreditación oficial, carnet de cruz y mantilla… ¿Nombre? Ana María Barra. ¿Méritos? Servicial persona, esposa con mayúsculas y camarera de la Virgen de la Paz en su Mayor Aflicción. ¿Más avales se precisan? Jamás de los jamases: si viene de parte de la Reina, que pase la buena mujer, que pase…
Leer más...

La letrada jerezana y columnista de Diario de Jerez Carmen Oteo Barranco protagonizó la segunda sesión del ciclo 'Letras y Comunicación' de la Academia San Dionisio






Fuente: A. Cala. Diario de Jerez. La letrada jerezana y columnista de Diario de Jerez Carmen Oteo Barranco protagonizó la segunda sesión del ciclo 'Letras y Comunicación' de la Academia San Dionisio, con una contundente y versada ponencia titulada 'El articulismo, pilar de la prensa'. Fue presentada por la académica de número de esta Real Corporación Fátima Ruiz de Lassaletta. Oteo ofreció una conferencia en la que desarrolló la "supuesta crisis del periodismo, que es más bien una crisis del negocio de los periódicos", y habló del columnismo en España desde el siglo XIX a la actualidad, "ya que todos los escritores importantes de este país han escrito en periódicos".

Respecto al primer asunto, Oteo apuntó que aunque "se supone que hay una crisis, hay más periódicos que nunca, pero el problema es que los propios diarios cometieron un error de cálculo y empezaron a ofrecer los periódicos gratis por Internet pensando que el negocio se multiplicaba, que iban a obtener el beneficio de la venta, de la publicidad del papel y de la web". "Sin embargo, -añadió- cada vez se vende menos prensa y la gente se publicita cada vez más en sus propias páginas webs". La letrada aseguró que "abomino de la cultura del todo gratis porque las cosas tienen un precio", asimismo apuntó que el negocio periodístico "se tiene que renovar, buscar una financiación, algo que es bastante complicado, ya que si no se financia, no se paga a los periodistas y sin estos no hay periódicos. Los periodistas son el pilar junto a los columnistas". De los primeros dijo que tienen que dar "una información de calidad y para eso tienen que ser profesionales; y de los segundos, una opinión comprometida, y para eso tienen que estar remunerados".

¿Dónde está la solución a la situación actual de la prensa? "Hubo una especie de burbuja periodística en los años 90 y, por su cuenta y riesgo, los grandes periódicos nacionales se metieron en otras grandes aventuras que los endeudaron. Llegó la crisis y se vieron en manos de bancos, en vez de estar en manos de intelectuales y profesionales". "La prensa en digital -criticó- se debe depurar un poco, no puede ir una información de interés junto a algo que diga Belén Esteban. El papel es otra cosa. Creo que los periódicos digitales son muy interesantes, algo que un director de un diario de mediados del siglo pasado ni se imaginaba".

Asimismo, Oteo subrayó que la sociedad "está todavía con el cliché de que el diario es en papel, cuando hoy es mucho más de lo que era antes. Lo que no puede es dejar de ser lo que ha sido: la opinión con criterio y la información reposada. Eso se está perdiendo. Y, por supuesto, con independencia". La columnista hizo referencia a las redes sociales, de las que dijo que el 99,99% de sus informaciones "provienen de los propios periódicos, y no digamos de qué se nutren las tertulias televisivas y radiofónicas. Al final todo bebe de un mismo pozo y el agua cristalina ha estado siempre en los periódicos".

Carmen Oteo le auguró al papel "vida, y eso que desde el año 2000 ya decían que el periódico iba a morir, y no ha muerto. Sí es verdad que la cultura de levantarse temprano y empaparse de la prensa se está perdiendo. Los más jóvenes lo compramos el fin de semana y alternamos el papel con el digital, algo que está pasando también en la literatura. Creo que estamos viviendo el mismo miedo que cuando se dijo que la televisión acabaría con la radio. Y al final, coexistimos todos mientras haya calidad y financiación, pero sin pedir dinero a papá Estado, sino a través de un producto atractivo y rentable".

Respecto a los columnistas, Oteo dijo que los periódicos "son literatura y hacen literatura. Y ya desde el siglo XIX todos los escritores publicaron en prensa... Galdós, Azorín, Larra... Grandes novelistas, dramaturgos, poetas han escrito en periódicos y, de hecho, Unamuno se quejaba de que era más leído a través de la prensa que en los libros. Y sin hablar de la historia que se ha ido haciendo en los periódicos: el Modernismo, la guerra a través de Chaves Nogales, el 27, la Transición, la democracia... Y hoy, si no hubiera periódicos, no sé si nos enteraríamos de todas las vergüenzas que llevan hechas los políticos". Habló del nivel hoy de los columnistas, y dijo que le "vuelve loca" Manuel Jabois, "el Camba de nuestros días". "Y luego están los muchos malos imitadores de Arturo Pérez-Reverte y Arcadi Espada, que no me entusiasman pero que son muy citados". Y ensalzó para concluir la escritura de Enrique García-Máiquez, "un autor que ennoblece a quien lo lee por su elegancia espiritual y moral. A mí me hace mejor".


Leer más...

Cómo hacer que nuestras ideas cambien opiniones y conductas




Necesitamos que nuestras ideas se queden en la gente que nos escucha, que les impacte y que cambien sus opiniones y conductas. Chip y Dan Heath, D. Pink, R. Cialdini y otros han trabajado este tema y de ellos tomamos los principales inputs.
El enfoque es diferente al habitual. Se suele trabajar siempre el tema de cómo vender la idea (contacto visual, gestos, práctica, estructura, conocer a la audiencia etc.). Esto está bien, aunque las modas van cambiando y hay que actualizarse constantemente. Pero un punto relevante viene antes de esto y es
¿Cómo diseño una idea que impacte y que se adhiera al que la oye?
Mira ejemplos de ideas que una vez que las has oído una vez ya no se te vuelven a olvidar jamás y no hacen falta grandes alardes en la presentación, Power Points deslumbrantes ni oradores carismáticos para que se nos queden fijadas en la mente:
  • El hombre que estaba en un hotel, se acerca una chica a ligar con el y le encuentran en una bañera drogado y sin el riñón
  • La muralla china es visible desde el espacio (¡¡ mide 6 metros de ancho!!, es imposible. Sería como ver un cable de 2 cms. de diámetro a más de medio km. de distancia
  • El hombre no fue a la luna, fue un montaje que hicieron en un plató de televisión en no sé qué sitio.
Son ejemplos de ideas que no hace falta repetir demasiado, las escuchas una vez, probablemente en un bar, en un sitio con ruido y con mucha gente hablando, sin tecnología ni medios audiovisuales (es decir, no en un auditorio ni un sitio especialmente dotado) y sin embargo, NO LAS OLVIDAMOS, se nos adhieren e incluso pueden cambiar nuestras conductas.
Todas ellas comparten una estructura (las personas adecuadas, el contexto adecuado, las conductas adecuadas). Todas ellas comparten una misma estructura. Es una estructura sencilla pero potente que hace que cuando escuchamos una idea con esa estructura se nos fije en la mente con una mayor facilidad.
Los 6 principios que componen la estructura de las ideas geniales son:

1. SIMPLE
Es la base de todo. Se trata de encontrar el núcleo de lo que queremos transmitir. Se trata de ir excluyendo cosas hasta quedarnos con la esencia. 1 SOLA COSA!!, no 3 ni 4, UNA!!. No se trata de decir algo corto o breve, sino simple y profundo. como un refrán. Ha de ser algo tan potente como “Trata a los demás como quieres que te traten a ti”. Breve pero al núcleo. Puedes escribir un libro de 500 páginas sobre ello, pero esas 11 palabras transmiten más que 5 volúmenes sobre ello.
2. INESPERADO
Para despertar la atención de la audiencia y además mantener esa atención el mayor tiempo posible tenemos que sorprender y alterar las expectativas de las personas. Necesitamos ser CONTRAINTUITIVOS. Además de sorprender, tenemos que generar interés y curiosidad para que la atención se mantenga. Se trata de abrir “gaps” y el conocimiento de las personas y de rellenar esos Gaps con nuestras ideas.
3. CONCRETO
¿Cómo hacemos que nuestras ideas sean claras? Tenemos que explicar nuestras ideas en términos de acciones humanas, de información específica, sensorial, tangible y concreta. Hay que evitar la ambigüedad y los conceptos que, quizá, nosotros conocemos y entendemos perfectamente pero que los demás no tienen ni la más remota idea. Nuestros cerebros están preparados para recibir imágenes concretas (aunque nos tengamos por conceptuales e intuitivos)
4. CREIBLE
Necesitamos que las personas crean nuestras ideas y que crean en nosotros. La credibilidad se traduce en tangibilizar lo que transmitimos y quienes somos
5. EMOCIONAL
En este mundo que vivimos lo exclusivamente racional y numérico ya no vende demasiado. Tenemos que hacer que las personas SIENTAN algo, para ello es importantísimo crear experiencias, crear entornos en los que las personas puedan experimentar emociones que les hagan entender mucho mejor lo que transmitimos
6. HISTORIAS
Para que nos escuchen tenemos que contar historias. Las historias nos ponen en disposición de atender y aprehender con mayor apertura que las descripciones detalladas o las clasificaciones expertas. Se suele comparar a las historias con los simuladores de los pilotos de aviones. Nos ponen en el estado mental de un simulador

Para influir y vender nuestras ideas de manera apropiada tenemos que ser muy conscientes de estos elementos y hemos de incorporarlos a cada tema que consideremos relevante y queramos que impacte en las personas objetivo.

Pedro Gioya, socio fundador Instituto de Liderazgo (IDL), @PGioya

Pedro Gioya, socio fundador de Instituto de Liderazgo, IDL, ha impartido un Programa en Dircom Castilla y León centrado en trabajar de manera práctica y experiencial cómo convencer e influir cuando se está en posiciones sin autoridad formal, cómo vender nuestras ideas e influir de una manera efectiva, brillante y convincente.
Leer más...

Las seis claves para dar el mejor discurso ante cualquier audiencia


El experto en comunicación política Luis Arroyo ha desglosado las claves para dar un buen discurso, en el taller que ha impartido a los socios de Dircom Aragón: ‘Conversar con un prompter. Como construir y leer un discurso’. Arroyo ha ofrecido herramientas de oratoria y retórica para estructura una intervención en público y ha subrayado: “Se piense lo que piense, los mejores discursos se leen”.

Durante el taller, celebrado en el salón de eventos de Piquer Empresas en Zaragoza, Luis Arroyo se ha apoyado en la tecnología del prompter digital patentado por Asesores de Comunicación Pública: un sistema que, desde una tableta común, permite manejar un discurso que se refleja solo para el orador en dos pequeñas pantallas transparentes situada en dos ángulos próximos. “Si se lee en papel, un 83% del tiempo de un discurso, hemos calculado, se pasa mirando a los papeles”.
Con el prompter digital, el discurso gana naturalidad y eficacia. Pero, además de presentar y permitir a los socios de Dircom Aragón ensayar algunos discursos históricos con este sistema, Luis Arroyo ha destacado las seis claves para una buena intervención pública, en cualquier ámbito:
  1. Pon música a tu discurso: vigila la entonación y lee a una velocidad media de 150 palabras / minuto. “Si falla la música del discurso, su eficacia se va a resentir”.
  2. Mira al público y que hablen tus manos. El gestual es muy importante: “Ningún gesto debería ser repetitivo. Si hay gestos robóticos, agresivos o repetitivos, hay que cambiarlos por otros más suaves: en un discurso hay que sacar el cuerpo a bailar”.
  3. Define los ‘actos’ de tu discurso. Toda intervención ha de estar estructura entre dos y cuatro actos o partes: “Ayudan a estructurar bien el contenido y facilita la comprensión de los oyentes.
  4. Empieza identificándote con la audiencia, contando una anécdota, un dato sorprendente o fijando el objetivo de tu discurso. “Si se puede, hay que evitar empezar con los vocativos: señor presidente, señores y señoras diputados…”.
  5. Usa historias: “Un buen discurso siempre incluye alguna historia, y en ella son muy importantes los detalles porque introducen credibilidad en el relato”.
  6. Recuerda a los clásicos y usa herramientas de retórica clásica: tríadas, anáforas, antítesis.
Leer más...

Diálogos para la Cultura “La Gestión Cultural en espacios museísticos privados” 26 de mayo




Fecha: 26 de mayo de 2017
Horario: 12.00 a 14 horas
Inscripciones: Gratuita (tanto para socios y socias de GECA como para el público en general)  Plazas limitadas. Es imprescindible reservar en el siguiente formulario debido a la limitación de aforo.
Ponentes:
Manuel Caballero Calavia, gerente de la Fundación Pintor Amalio.
Elena López Gil, presidenta de la Asociación de Museólogos yMuseógrafos de Andalucía (Amma)
Álvaro Romero, presidente de la Asociación de Gestores Culturales de Andalucía (GECA)
La Gestión Cultural obliga a sus profesionales a adaptar el trabajo diario a las necesidades específicas del espacio donde lo desarrolla. El papel del gestor cultural en el Museo se ha consolidado como un perfil esencial. ¿Qué funciones desempeñan? ¿Cómo es su día a día? ¿Existen diferencias entre la gestión de un museo privado y uno público? Profesionales de dilatada experiencia en este campo compartirán con nosotros su visión sobre estas y otras cuestiones.
“Diálogos para la Cultura” son una serie de encuentros abiertos a todos los profesionales de la Cultura organizado conjuntamente por la Asociación de Gestores Culturales (GECA) y la Escuela Pública de Formación Cultural de Andalucía (Agencia Andaluza de Instituciones Culturales de la Junta de Andalucía)  en el que se tratan algunas temáticas de interés para los profesionales. Desde  abril de 2016 organizamos un encuentro mensual . Ya hemos abordado temas tan interesantes como la búsqueda de empleo 2.0 en el sector cultural, los derechos de autor, Interpretación del Patrimonio, marco legal de la Industria del Libro, la distribución en las Artes Escénicas  o Gestión Cultural y flamenco. “Diálogos para la Cultura” han tenido lugar tanto en Sevilla como en Granada y Málaga.
En esta ocasión salimos de nuestras sedes habituales para llevar “Diálogos para la Cultura” al corazón de Sevilla. El 26 de mayo celebraremos “Diálogos para la Cultura” en el Museo Pintor Amalio, en pleno Barrio de Santa Cruz. Este encuentro, que organizan GECA y la EPFCA en colaboración con AMMA y la Fundación Amalio se marca como objetivo poner en valor experiencias pioneras de gestión que se producen en nuestra comunidad en el ámbito de los museos.
Para más información:
comunicacion@gecaandalucia.org
692.952.238
Leer más...

"Es una pena que se hayan perdido las corridas de rejones"


Fuente: Marco A. Velo. Diario de Jerez

Entrevista con Manuel Valencia Robredo, pregonero del III Pregón de la Feria del Caballo de Jerez

-¿Cómo afronta su nombramiento como pregonero de la Feria del Caballo de Jerez?
-Siempre es un motivo de ilusión que te consideren la persona oportuna para representar a tu ciudad. Dicho esto, es una responsabilidad que he aceptado sin temor ninguno, he escrito mis vivencias en la Feria, hablo mucho de caballos, de enganches, de toros y ganaderos. Son sentimientos míos y percepciones desde mi niñez. Me lo tomo como la oportunidad de darle las gracias a Jerez, a maestros del caballo a los que admiro y de los que he aprendido todo lo que sé.
-Su intervención este próximo jueves contará con prosa y verso, pero también con cantes y sevillanas.
-Jerez es caballos, vino y cante principalmente y esto es lo que quiero transmitir. Hablaré de la Feria del Caballo y por tanto el caballo es el protagonista principal, hablaré de vino y beberemos vinos (risas), hablaré de flamenco y escucharemos flamenco.
-¿Lo bueno, si breve, dos veces bueno?
-Mi pregón se prolongará unos sesenta minutos como mucho. Yo soy de la opinión de que un mismo mensaje se puede mandar en cuarenta y cinco minutos o en dos horas y media.
-¿Cómo le gusta vivir la Feria?
-Como diré en mi pregón, la Feria para mí empieza el sábado en el concurso de acoso y derribo de Vicos, pistoletazo de salida a todas las actividades equinas y ganaderas que viviremos durante los siete días de Feria. En lo relacionado con el caballo, tenemos Equisur con su importante concurso morfológico, el concurso de doma vaquera, el de enganches, la entrega del Caballo de Oro y por supuesto las tardes de toros. Todo esto para mí es lo principal. Por otro lado tenemos el real más bonito que se pueda imaginar, con un paseo de caballos muy digno en el que participo desde los seis años. Y, cómo no, las casetas, auténticas casas temporales que nos permiten convivir con amigos de siempre, de Jerez y los que vienen de fuera.
-¿Qué le falta y sobra a nuestra más laureada fiesta del caballo?
-Este año 2017, una corrida de rejones; una pena que se haya perdido, creo que la empresa ha cometido un grave error que acabamos pagando no solo los aficionados sino la imagen de Jerez.
Leer más...

PROGRAMACIÓN CULTURAL

PROGRAMACIÓN CULTURAL