Dircom presta su apoyo a la Junta de Andalucía para poner en valor a la comunidad autónoma


La Junta Directiva de Dircom en Andalucía ha mantenido un encuentro de trabajo con Sebastián Torres, dircom de la Junta de Andalucía, con el fin de conocer las líneas estratégicas en materia de comunicación de la nueva administración andaluza y exponerle, a su vez, las acciones que la delegación andaluza de Dircom está llevando a cabo.
En el encuentro, Torres ha detallado la nueva estructura funcional de comunicación de la Junta, con sus representantes al frente, y la organización de las actividades que está desarrollando.
Por su parte, la presidenta de la delegación andaluza, Vanessa Moreno, ha explicado el funcionamiento de Dircom y su dimensión organizativa y ha ofrecido la colaboración institucional para apoyar las líneas estratégicas de comunicación de la Junta y poner en valor a la comunidad autónoma.
En el encuentro, han participado los dircoms de Covirán, Cepsa, Heineken, Coca Cola, grupo Consentino, Cajasur, Azvi, Ayesa, Universidad de Sevilla, Álvaro Alés, Fundación Minera Río Tinto, así como de la Corporación Tecnológica de Andalucía (CTA) y la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA).
Leer más...

Jerez, Rubio, Virgilio, capaces y capataces

Marco A. Velo – Jerez íntimo – Diario de Jerez

Alfa: Miguel Rubio Caballero hace gala de su segundo apellido. Siempre se me antojó una persona harto entrañable. Caballero lo es raudales: un catón en carne y hueso de los modales paradigmáticos. Saber ser, saber estar. Un señor de cinco letras que rechaza de raíz los aspavientos de lo ampulosamente histriónico. La voz: tenue como el susurro rítmico de una cascada en lontananza. La amabilidad: como un verso que siempre encuentra la concatenación de la rima. La piel: plegada por la tonsura de los años. La mirada: derramada entre la retina a medio gas y la cristalina divisoria óptica de una nostalgia que ni siquiera el semblante risueño esconde. Por él no pasan los años -esa carretera secundaria de la autobiografía- pero sí la imprecación de la remembranza. Estreché amistad con Miguel a medio camino entre la calle San Agustín y la calle Córdoba. Esto es: entre los micrófonos radiofónicos y los teclados de la redacción de periódico con olor contiguo a linotipia.

Pongamos que hablamos de finales de la década de los noventa. Leías sus sueltos futbolísticos en papel prensa y enseguida sentías la intiquita sensación con letrilla del tardío Camilo Sesto: mola mazo. Sí: “mola mazo ser como soy porque no quiero ser huérfano de personalidad ni alguien que controlan los demás”. Ahora suelo topármelo jamás de bruces por los pagos de la Plaza del Caballo. De súbito nos reencontramos. Miguel parece conservado en formol. A paso quedo, más silente que de costumbre. Imperturbablemente acariciando entre las manos su pasional afición filatélica: “Aquí llevo unos sellitos que he intercambiado. Sigo con mis sellos. Algo habrá que hacer, ¿verdad?”. Cuando me despido de su sencillez -impoluta- mis labios se ciernen como el verso del poeta: “con la más indulgente abreviatura del mutismo”.

Beta: Podríamos consignar que también en Jerez -a la ladera de los mentideros de baja estofa- se lanzan -sin rendir pleitesía a los códigos de lo verosímil- bulos de padre y señor mío. O dicho poéticamente: cierta rumorología es “vertiginosamente desplazada desde el no sitio hasta la parte oscura”. Desde la mentira a la comidilla. Lo que traducido resulta: invéntate un embuste para enervar el río revuelto de pescadores y así, de paso y en el ínterin del confusionismo, propicias el clima necesario y valedero para tu pretensión (subrepticia). Me lo contaban el pasado sábado durante el aperitivo de una carne mechada con salsa de pan mojar. Una cofradía pierde o está a punto de perder a su capataz -y no precisamente por demérito de éste-. Alguna cabeza pensante -¿pensante o constreñida?- de la dicha Hermandad quiere pescar a otro capataz confortablemente instalado en el martillo de la cofradía que cierto día -años ha- confió en su persona (incluso contra todo pronóstico). Para consumar este (legítimo) fichaje es necesario la (ilegítima) treta: despegar al capataz deseado del llamador de la cofradía en la que se encuentra feliz. ¿Cómo operar in extremis? Divulguemos inexistentes desavenencias entre el hombre de negro y la corporación de sus amores: inflemos el globo sonda de tal forma que pudieran hasta surgir sospechas tendentes a la desconfianza recíproca. Lo antónimo de la oración de San Francisco: donde haya amor ponga yo odio -con la chusca artimaña de la lengua de vecindona-. ¡Yo recetaría más Virgilio y menos telenovelas de sobremesa a los torpísimos urdidores de naderías!

Gamma: Diógenes Laercio “tanto había leído que tenía respuesta para todo”. Mismamente conocía la escuela cirenaica del hedonismo como al dedillo la obra del fundador de la escuela cínica: Antístenes. En cierta ocasión le preguntaron la fórmula mágica del saber. Su respuesta no dejó escondrijo a la libre interpretación: “Callando se aprende a oír; oyendo se aprende a hablar, y luego hablando se aprende a callar. Ésa es la secuencia. La cultura es un adorno en la prosperidad y un refugio en la adversidad”.
Leer más...

Jerez: Puerta grande para Padilla





Marco Antonio Velo – Jerez íntimo – Diario de Jerez

Puerta grande -sin rasas petulancias- para Juan José Padilla en el redondel de la entrevista televisiva que -¡tiempo detente!- le realizara este pasado viernes  Bertín Osborne. Dos jerezanos -el uno a nativitate y el otro in extenso- a puerta gayola en el tú a tú del tronío biográfico. No hubo vesperales dialécticas -como vergeles quemados- durante la conversación. Ni interpolaciones de quita y pon. Ni máscaras ni mascaradas. Tan sólo la verbalización de una verdad desnuda -de un héroe desasido de armaduras- que (a pecho descubierto) refunda esta otra valentía sin parangón: el deletreo del mérito propio, la casta, la suerte natural, la tauromaquia y la tauromagia, la ausencia del sainete, y el rasgueo de sangre y arena de quien -39 cornadas cosidas a la musculatura de una hechura galante y elegante que no se desmorona- supo coger el toro de su vocación por los cuernos de la adversidad. Con ligazón de gran figura. Para salir a hombros con un alma de lirio que por dentro lo acuna.

Su metáfora pictórica la observamos en el lienzo tamaño natural del artista también  jerezano Julio Rodríguez, donde la genealogía de los colores nace en ese tercio de varas que es la paleta de este artista paisano con sello propio. Los trazos de Julio, en el retrato de Juan José, destilan una buenaventura plástica nada casual. Julio supo templar y estar al quite: logrando al punto la cuadratura del círculo. Sólo puede retratarse al torero cuando los pinceles coquetean con las musas.

Padilla es un hecho diferencial que recapitula la aritmética del valor. Curtido en la media verónica de los claroscuros de la vida: ese reclamo de lo nunca extinto. Se hace querer -como un adolescente que solicita empatías a la recíproca- porque su lengua -su verbo diestro- ha recosido el tentadero de la sonrisa. Sobre todo después del descensus ad inferos del ojo que -indómito en la sinergia de lo oscuro- quiso fundirse al negro revolcón del punto y seguido. No hubo que sonsacarle la explícita narrativa de la aparatosa cogida en el coso de Zaragoza. Padilla la narró a pitón pasado -pero en presente de indicativo-.

De espanto la crónica de los hechos. La cornada, un ocaso chorreado en  morcillo. Cantó -y hasta tres veces negando- sólo el gallo de la cobardía del oxígeno: que le huía en la encontradiza asfixia. Padilla entonces advirtió la herrumbre de todos los adjetivos que rondan la muerte. Con una retina de sesgo en la mano. “Doctor, hágalo por mi mujer y mis hijos”. El borborigmo -el silogismo sin premisas- de la bonanza interior. No cupo más hombría en menos hálito de esperanza. Escuchando al ciclón de Jerez se me vino a las mientes entonces la caligrafía de Manuel Machado: “Jamás hombre más nacido/ para el placer fue al dolor/ más derecho./ Jamás ninguno ha caído/ con facha de vencedor/ tan deshecho”.

Pero Padilla, casta aparte, raza inédita, en su herida sólo se revistió de emisario ignoto a quien San Pedro -sonajero de llaves de acá y de acullá- le echó un capotazo en la prorroga sine die de las estancias celestiales -que también suenan a caireles y a pasodoble de inminencia-. ¡El paseíllo a los cielos aún podía esperar!

Todavía restarían cuanto menos 500 corridas para un bucanero equilibrista del toreo imposible, con danza de humanista en la geometría del capote. El matador tenía que salvar al nombre propio. La curva de la tragedia se metamorfoseó en el sumando de tardes de gloria. Jamás en la cuerda floja. Siempre a pies juntillas. Epígono de nadie y epígrafe de sí mismo. Como un Cid del siglo XXI, como un Homero que reescribe en manoletinas la odisea de la posmodernidad. Como un brindis a la luz. Como una montera por mundo. Como un Sansón a la jerezana. Como un Policleto de la armonía de la Fiesta Nacional. La postura relajada, el equilibrio de peso o contrapostto… El canon. La humanidad.
Leer más...

Curso de verano 2019: Herramientas para poner en marcha tu proyecto cultural



Fecha de celebración: 18 y 19 de julio de 2019.
Duración: 15 horas
Eurocréditos: 1 ECTS
Precio: 60€
Este curso va dirigido a estudiantes y recién titulados en Gestión Cultural, Historia del Arte, Humanidades, Comunicación, y otras carreras de Humanidades. También a profesionales de la Cultura, así como a todas aquellas personas interesadas en la materia.
En el programa formativo se abordaán cuestiones como:
  • Introducción al ecosistema de la gestión cultural
  • La innovación en el proyecto cultural
  • Herramientas para el proyecto cultural: Design Thinking y el modelo Canvas
  • Llegar al público: el plan de comunicación

Programa:
Jueves 18:
09’00 – 09’30  Recepción y entrega de documentación
09’30 – 10’00  Inauguración del curso
10’00 – 11’00   Conferencia: «Ecosistema de la gestión cultural»
  •  D.Adrián Yánez Romero. Gerente de la Asociación de Gestores Culturales de Andalucía.
11’00 –  11’30   Descanso
11’30- 13’00    Conferencia: «¿Por dónde empezar? Innovación en la gestión cultural?
  • D. Francisco Miguel López Hidalgo Coordinador del Área de Gestión Cultural. Escuela Pública de Formación Cultural de Andalucía.
13’00-14’30 Conferencia: «De la idea a la realidad»
  • D. Adrián Yánez Romero.
  • D. Francisco Miguel López Hidalgo.
16’00-19’00 Taller: «Herramientas para tu proyecto cultural: Design Thinking y modelo Canvas».
  • D. Adrián Yánez Romero.
  • D. Francisco Miguel López Hidalgo.
Viernes:
9’00-10’30 Conferencia: «Llegar al público: tu plan de comunicación».
  • D. Adrián Yánez Romero
10’30-11’00 Descanso
11’00-12’30 Taller: «Trabajo tutorizado en los proyectos».
  • D. Adrián Yánez Romero.
  • D. Francisco Miguel López Hidalgo.
13’30-14’00 Taller: «Exposición de trabajos».
14’00-14’30 Clausura del curso y entrega de diplomas.
Leer más...

Gloria Díaz, nueva coordinadora de GECA en Sevilla

Tras el proceso electoral concluido el pasado 29 de mayo en Sevilla los miembros de GECA en esta provincia han decidido otorgar a la candidatura de Gloria Díaz Escalera el 70.6% de los votos.
Desde la Junta Directiva se quiere agradecer igualmente su participación al otro candidato Antonio Suárez Delgado.
Gloria Díaz Escalera es licenciada en Periodismo y Máster en Gestión Cultural por Alcalá de Henares. Desde 2011 trabaja como gestora cultural en Noletia, ejerciendo las labores de directora de Comunicación en proyectos como el Festival Circada y el Mes de la Danza. De igual manera participa en el Gabinete de Comunicación de Escena Mobile y de los encuentros profesionales de la Asociación del Circo de Andalucía. De 2006 a 2011 fue asistente a la dirección artística en el Teatro Central de Sevilla.
Leer más...

En Jerez también se llora al capitán

Marco Antonio Velo – Jerez íntimo – Diario de Jerez

César González-Ruano -el legendario periodista a fuer de escritor que reinventó el género del columnismo- remató su último artículo -al costadillo del lecho del dolor y al abrigo endrino de la señorona de la Guadaña- garantizando que morir no era sino ir perdiendo la costumbre de vivir. La frase comporta su aserto y su acierto siempre y cuando las sílabas no resuenen manchadas de metástasis. Porque la enfermedad innombrable -la que, perversa, se cuela de rondón por los huesos del género humano como una arpía de lo ajeno- jamás suele alargar la vida hasta su finitud natural sino que, como una gangrena tozuda, procura tumbar -a menudo ya sin éxito- el latido de la existencia con nombre y apellidos.  No fue el caso de la mala salud de hierro de Gónzalez-Ruano (o César o nada) pero sí de otro poeta de la prosa -y en verso canalla- que ahora, por mor del destino que suele sobrevenir a la chita callando (o como una exhalación), ha permutado su naturaleza cantautora -su sangre subversiva- por el de mito a mares llorado también allende Puertas de Tierra de su Cádiz natal.

La muerte precoz es una playa nunca de pies descalzos sino de calcetines negros que bailan la danza macabra de la contra natura. Un aquelarre de fantasmagorías. Una costra rocosa de pestilente advenimiento cuyo aguaje no cría mojarritas ni oxigena sones de pasodobles orillando tardes de amores tempranos. En Jerez también hemos llorado -inter nos sabemos quiénes somos- la feroz muerte -¡calló tu guitarra en un santiamén, como el bruñido seco de una metáfora de Benedetti!-, sí, la muerte, de Juan Carlos Aragón: heterodoxo, tifón, rebelde con causa, punto y seguido de Nietzsche, pupilo de Protágoras, elegante prosista defensor a ultranza de las causas perdidas y enemigo de las pringosas injusticias sociales. Un soniquete de gorra de Che Guevara que filosofó en libertad.

Juan Carlos Aragón era el Baudelaire maldito del sur del Sur: un espíritu independiente, sui generis, rara avis, lector empedernido, ser de cercanías, que escribía como lo ángeles caídos del tipo de su segunda comparsa dulcificada por la voz de Carli Brihuega. Usaba el malditismo como modus vivendi de un enamorado a raudales de la tierra suya. La tierra de tanto dolor convertido en gracia. La tierra como único edén: “Será que eres tan distinta de tantas, será que eres tan de plata, Tacita, que a las serpientes encantas”.

Por su mente siempre tropezó el desfile gris de los oropeles. Apartó de sí -con un deje de chulería nunca impostada pero sí risueña y cómplice- el filamento soporífero de la mediocridad rampante. Manejaba los corceles de la ironía como sólo sabe hacerlo el jinete de la intelectualidad sin parangón en derredor. Es la diferencia entre el creativo (culto de veras) y el pamplina. Aragón fue profeta –“ésta te la canto en gaditano”- de Puntales al Mentidero: allá donde in illo témpore lloró a un hermanito muerto y donde hogaño, hace escasamente unos días, a solas se despidió -a sabiendas de cuanto ya a contrapelo se le venía encima- de su hijo pequeñito de apenas un mes. ¡Qué no acordes de nana susurraría el padre artista a su bebé del alma ante el reloj hecho coágulo del adiós! Acordes con vientre de bronce, acordes de poeta con sobrenombre de Capitán Veneno.

Es el primer genio inmortal del Carnaval de Cádiz que fallece joven. Con la vitola de leyenda en ciernes. Sin mensajes crípticos a la diestra. Sin antiguallas en ristre. Ha muerto un poeta predestinado. El personaje que Fernando Fernán Gómez encarnó curiosamente en la película ‘El Capitán Veneno’, dirigida en 1950 por Luis Marquina, pareció vaticinar la encomienda existencial del gran Juan Carlos cuando en una de sus escenas sentenció: “Perdone la rudeza de mis palabras pero cada uno es como Dios lo ha creado y a mí no me gusta engañar a nadie”. Así Aragón, así su voz. Con letra y música.
Leer más...

Jerez, Doña, Domecq, Camas…



Marco A. Velo – Jerez íntimo – Diario de Jerez

Alfa: Me lo comentó -satisfecho- el amigo Paco Camas al término del Pregón de la Feria del Caballo de Jerez -organizado por MAV-Comunicación y la asociación ‘El Cuadro’ con la colaboración y el respaldo directísimo del Ayuntamiento de la ciudad y del Aula de Cultura ‘Cultusema’-: “Esto va a más, a mucho más, por año. Este pregón se ha convertido en un auténtico acto social de la ciudad”. Suscribo por entero -de cabo a rabo, del hilo al pabilo, de pe a pa- la aseveración de Paco. Sin querer bailarle el agua al teniente de alcaldesa, a quien le asiste más razón que al santoral de ponga usted -preclaro lector- el nombre. Lo sucedido este pasado viernes noche en el Refectorio de los Claustros de Santo Domingo fue el súmmum del ideario ciudadano según los parámetros de elegancia estética y de reivindicación ética de las sagradas costumbres jerezanas -nomenclátor incluido- según su Feria del Caballo.

Tres pregoneros que encarnaron al triunvirato del noble arte de la oratoria al abrigo de sus especializaciones temáticas: el caballo en el dominio también verbal del Académico Correspondiente de la Real Academia de San Dionisio y ganadero de caballos hispano-árabes Felipe Morenés de Giles -¡gracias, Felipe,  por recordarnos la joya literaria de Antonio León Manjón!-, el mundo taurino en la sapiencia y en la crítica fina -y fecundamente culta- del profesor Marciano Breña Galván -¡tu viaje exprés de ida y vuelta a Madrid no corrobora sino la caballerosidad y el incólume compromiso que mantienes con todo lo relativo a la grandeza del toro!- y el precoz y ya consagrado uso de la palabra -¡tan Blas de Otero!- del jovencísimo periodista -costumbrista en la dicción y vitalista en la homogeneización de lo racial- Juan Garrido para bracear la metáfora del baile y para afinar el entronque del cante. Por Juan supimos aquella anécdota de Lola Flores en la que la Faraona, tras una noche de sublimación del arte en no importa qué caseta castiza donde el cante germinaba a borbotones, dijo a la duquesa de Alba, al día siguiente y en una recogida de premios en Sevilla: “Vengo de Jerez de la Frontera, lo mejor del mundo entero, pero que en Feria ya es de otro planeta”. 

Que en Jerez -seamos autocríticos-300 personas respalden un acto cultural de índole literario -un Pregón ortodoxamente lo es- a veces constituye toda una pica en Flandes. Pues tal número de personas concurrieron al efecto. Lo saben a ciencia cierta los componentes del coro rociero ‘La Plata’, que amenizaron por sevillanas. Y también el colosal presentador del acto, en cadente estado de gracia, Manolo Doña. Vengo repitiendo por activa y por pasiva que Doña merece un reconocimiento -no tácito sino público y notorio- de la sociedad jerezana. El prestigiado locutor tiene cuerda para rato. Su interpretación -teatralizada de gestos y de cambios de timbres de voz- del inmortal poema de José María Pemán dedicado a la Feria de Jerez fue harto memorable. ¡Cómo estuvo Doña, señoras y señores! ¿Verdad que sí, José Luis Guerra, Conchi Cobos, Antonio Arcas de los Reyes?

Beta: Será este jueves de Feria, a las 14.00 horas en la caseta ‘Amigos de la Yeguada’ -sita en calle Moraíto-, cuando la Asociación Sombrero de Ala Ancha Jerezano, presidida por Álvaro Domecq Romero, haga entrega de los ‘Premios Sombreros de Oro’ a Tomás María y Felipe Miguel Morenés y de León (garrochista y amparador, ganadores del Campeonato de España de Acoso y Derribo) y a Canal Sur (concretamente a su director en Jerez Javier Benítez, “por su labor en la divulgación de nuestras tradiciones”). ¡Diez años ya! ¡Menudo correcaminos este tiempo tan grecolatino que jamás se detiene! Enhorabuena a los miembros de esta asociación con nombres propios: Fernando y José María Romero Benítez, Huberto y Nicolás Domecq Ybarra, Paco Cepero, Felipe Morenés, Félix Sollero, Luis y Antonio Domecq Domecq, Rafael Plaza, Luis Erquicia Domecq…
Leer más...

Doña, Morenés, Garrido y Breña redondean un exitoso Pregón de la Feria del Caballo



El acto, organizado por MAV-Comunicación y la asociación cultural ‘El Cuadro’, fue respaldado por casi 300 personas en los Claustros de Santo Domingo 

No cupo un alfiler. Lleno hasta la bandera en el Refectorio de los Claustros de Santo Domingo para acoger una nueva edición del Pregón Oficial de la Feria del Caballo de Jerez organizado por MAV-Comunicación y la asociación cultural ‘El Cuadro’, con la colaboración  directa del Ayuntamiento de la ciudad -representado en la presidencia del acto por el teniente de alcaldesa Francisco Camas- y el Aula Cultural ‘Cultusema’. Tres pregoneros de altura en liza para asimismo, cada uno de ellos, abordar un aspecto diferente de la universal fiesta jerezana: el Académico Correspondiente de la Real Academia de San Dionisio y ganadero de caballos hispano-árabes Felipe Morenés de Giles quien exaltó todo lo referente al caballo, el profesor y crítico taurino Marciano Breña Galán para abordar el mundo del toro, así como el cante y el baile en la voz del periodista Juan Garrido.

Tres pregoneros tres fueron los que hicieron vibrar a un aforo de casi trescientas personas. El acto contó con la presentación del reconocido locutor Manuel Doña Jiménez, quien, en auténtico estado de gracia, además de ejercer de brillante maestro de ceremonias -tablas le sobran a tan experimentado comunicador jerezano- puso al público en pie tras su interpretación – con altísima aptitud actoral- y recitado del celebérrimo poema de José María Pemán ‘Feria en Jerez’. El coro rociero ‘La Plata’ amenizó por sevillanas al inicio y al término de la convocatoria.

Felipe Morenés de Giles enseguida se metió al público en el bolsillo. Es una de las voces más autorizadas -por no decir la que más- del conocimiento y el dominio del caballo en esta ciudad de Jerez de la Frontera. El caballo como seña de identidad de la Feria de esta muy noble ciudad. Se remontó a 1929 para enhebrar –en apenas quince minutos: el tiempo de intervención establecido para cada pregonero- una cronología con bastantes nombres propios como el recordado alcalde Álvaro Domecq y Díez “quien organizará en su época ‘La semana del caballo' visitándonos la prestigiosa Escuela de Equitación de Viena. Fue un espaldarazo para Jerez”.

“En Jerez -continuó comentando Felipe- desafortunadamente ha bajado mucho el número de ganaderos (…) En la historia de la Feria y el caballo han ayudado mucho personas como Ramón Guerrero o, por ejemplo, siendo alcalde, Miguel Primo de Rivera, con el mercado del ganado. Era un espectáculo ver llegar el mercado del ganado. La piara de animales. Primo de Rivera hizo muchísimo por nuestra Feria, hasta llegar a institucionalizarla como la del caballo, tal la conocemos, en el fondo y en la forma, actualmente”.

Morenés hizo alusión al premio ‘Caballo de Oro' y también al trofeo ‘Campeón de campeones', dedicado éste a las razas puras. “El caballo español debe llamarse caballo andaluz, porque es autóctono nuestro". Morenés emocionó a la concurrencia cuando recitó una poderosa poesía de Antonio León Manjón dedicada a Petra de la Riva, que describía la salida de muchísimos coches de caballos en dirección a la Feria desde la Plaza Rafael Rivero. Una delicia literaria que puso los vellos de punta a los jerezanos congregados en Santo Domingo.

Subió seguidamente al atril el joven periodista jerezano Juan Garrido. Habló con conocimiento de causa demostrando que lo suyo es la virtud de la oratoria. Exaltador y reivindicativo a la misma vez. Supo trazar una amalgama de vivencias transmitidas por “nuestros” mayores y por él mismo en primera persona. Abordó el cante en la Feria de Jerez. Y en efecto subrayó cómo el flamenco es -debería ser- la banda sonora del Real. “El flamenco, con la participación popular, plasman un encuentro mágico”.

“En los años setenta y ochenta las sevillanas tuvieron su boom, pero la bulería es una posesión y una expresión mayor en Jerez. Además la bulería es un incentivo para los forasteros”. Contó Garrido anécdotas sabrosísimas. Por ejemplo la de una noche entera de Lola Flores en cierta caseta de buen cante y baile, donde el arte y lo racial alcanzaban su cénit, y, al día siguiente, al tener que recoger en Sevilla un premio de manos de la duquesa de Alba, la Faraona dijo: “Vengo de Jerez de la Frontera, lo mejor del mundo entero pero que, en Feria, es de otro planeta”.

“Estamos exportando arte", subrayó Garrido, quien además reivindicó “la música en directo, la música nuestra, como una de las más preciadas señas de identidad”. Marciano Breña, fino crítico taurino, intensificó el carácter reivindicativo para varios aspectos y justicias propias de la fiesta de los toros. De la cultura de los toros. Pidió el titulo de Hijo Predilecto de la ciudad para Juan José Padilla así como la rotulación de sendas calles dedicadas tanto a Luis Parra ‘Jerezano', presente en el acto, como para Rafael de Paula. Ovación, entonces, del público concurrente.

Marciano tuvo más, para más, para mucho más: “Si hablamos de una plaza de Jerez, recordaremos que hay una segunda, la Placita de Chapín, perteneciente a la Escuela Municipal de Tauromaquia, fundada en 1986 y que es la más antigua de las vigentes en Andalucía, contando con Asociación de Antiguos Alumnos, único caso en escuelas taurinas. La escuela lleva dos años cerrada sin explicación y se espera que el Ayuntamiento definitivamente la reabra, directamente o mediante entrega de la gestión a los antiguos alumnos constituidos en la Fundación Cultura Taurina”.

“Es una petición -añadió Breña- y, puestos a pedir, pediríamos a las autoridades que impongan a las concentraciones de antitaurinos una distancia de 600 metros desde la puerta de la plaza cuando quieran incomodar al público que va, pagando, a un espectáculo legal. De más lejos vienen, porque esos antitaurinos son forasteros. Lo saben bien los aficionados que todos los sábados por la mañana se reúnen en el Parque González Hontoria para hacer toreo de salón; en cinco años nunca ha aparecido ni uno para incomodar, y es que en Jerez nunca nadie se ha definido antinada”.

Y una reivindicación penúltima: “Podemos seguir pidiendo y lo exigible es que vuelva la semana ferial de hasta hace poco, cuando teníamos toros de miércoles a domingo, con una novillada sin caballos en el domingo anterior”.  Marco A. Velo, gerente de MAV-Comunicación, y Juan Pina Morillo, presidente de ‘El Cuadro’, entregaron unos obsequios a todos los participantes de un espléndido Pregón Oficial de la Feria del Caballo de Jerez a cuyo término se brindó con un jerez de honor.
Leer más...

Pepe Ristori, cinéfilos y el Pregón de la Feria

Marco A. Velo – Jerez íntimo – Diario de Jerez 

Alfa: Sesión de trabajo en la (sevillanísima) calle Cuna. Léase: diseño de políticas culturales de tres Fundaciones en una. Es decir: alianza institucional en base a un acuerdo ya establecido antaño y que continúa surtiendo sus (connaturales) frutos. Existen Patronatos que externalizan la profesionalización de la gestión cultural a favor de especialistas en la materia (a algunos de los cuales incluso incluyen en determinados Consejos de Administración). Revela una fórmula de veras eficaz. Y rentable -monetariamente hablando-. Bien: aludíamos a una mesa circular de la calle Cuna. Ya suman varias horas de propuestas, boceto programático, esquemas de vectores directos, tabletas a la quinta marcha e intercambio de impresiones. Hacemos un receso: toca turno a la jarana del impasse: el calor aprieta y la hora convoca al zumo de cebada entre colegas del gremio. Saltamos, por ende, a la planicie de la Plaza del Salvador -con estética manierista y ambientación de foráneos en chanclas-. Cerveza fresca al gañote. Somos ocho al quite. Tres pertenecemos a ASECAN -Asociación de Escritores Cinematográficos de Andalucía-. Un institución que vale su peso en oro. Sale a la palestra un par de prodigiosas críticas cinematográficas rubricadas por Carlos Colón: ese lúcido ojo clínico de la gran pantalla. La charla deriva hacia el oficio del crítico de cine y, apenas dos minutos después, aterriza sobre una obra -a mi entender indispensable- a medias conocida: ‘No disparen contra el crítico (o apunten entre los ojos)’ de Javier Cortijo. Se trata de un libro de obligadísima lectura para todo cinéfilo que se precie. Está escrito con pulso literario porque Javier Cortijo maneja la prosa con deslizamiento de calidad de párrafo. Danza sobre el impacto adjetival como bailarín de la estética poética. Este perspicaz ensayo salió al mercado editorial hace ya veinte años: empero no ha perdido un ápice de vigencia. Lo adquirí en 2005 en unos stands de lance de El Corte Inglés. En Cortijo la cultura es lenguaje y la vida un filme sucesivo de metáforas de medio plano. Ni podredumbre, ni ‘progredumbre’. Más bien la gemelar concomitancia de la felicidad.

Beta: Se daba a querer. Sin ser unas castañuelas en las formas. Encarnaba esa inacostumbrada virtud de la bondad serena, a medio camino entre el silencio que observa y la mirada que traza guiños de complicidad. En el trato no distinguía a los ilustrísimos colegas académicos del último y menos extrovertido de sus alumnos. Pepe Ristori era así: nunca estuvo pendiente de un hilo, nunca estuvo picado, nunca estuvo pez en nada, nunca estuvo de moda –¡ese vicio localista!- y nunca estuvo metido en harina de otro costal. Fue un caballero de la amistad. Un hombre de ley y de leyes -de reputada trayectoria profesional-, además de un humanista de alta cultura. Su tranquilidad era un aval en ciernes. Poseía el don de la conversación -esto bien lo sabe el destacado crítico literario Carlos Manuel López Ramos-. Un conversador sin algaradas ni fuegos de artificio. Era además dueño de una capacidad innata para el quevedesco humor inteligente, ¿verdad que sí, Bernardo Collado? Dicho castizamente: soltaba unos puntazos desternillantes. Con las más adustas de las expresiones gestuales -sin aletear ninguna ceja- exponía a su vez las más agudas de las ironías chistosas aliñadas por el giro conceptual del humor negro. Si Ristori tenía habilidad para hacer amigos, a su vez también estilaba la magia personal de no perderlos andando el tiempo. Lo que a día de hoy comporta un mérito incluso mayor. Ha fallecido abrazado a la sonrisa pacífica de saberse buena persona.

Gamma: Ojo al dato: este viernes 10, a las 21.00 horas y en los Claustros de Santo Domingo, de nuevo el Pregón de la Feria de Jerez. Cinco primeros espadas sobre las tablas: Manolo Doña, Felipe Morenés, Marciano Braña, Juan Garrido y el coro rociero ‘La Plata’. ¿Se lo va usted a perder?
Leer más...

PROGRAMACIÓN CULTURAL

PROGRAMACIÓN CULTURAL